Acción (sin)gracias

Ayer tuvimos la gran fiesta del football en Estados Unidos. El jueves de Acción de Gracias en el que se juegan 3 partidos desde primera hora de la tarde y hasta la noche (horario local). La tradición marca, o ha establecido, que el primer partido se juegue siempre en Detroit, el segundo en Dallas y, el tercero, sea el único que cambia de ubicación.

Esto, de normal, podría no significar mucho más allá de la anécdota, pero en los tiempos que corren, tener el partido que abre la jornada “secuestrado” por uno de los peores equipos de la liga de manera continua, es poco menos que lamentable. A mí se me quitan las ganas de verlo. La tradición empezó desde el año de fundación de los Lions y ahí se ha quedado, año tras año, inexorable, como el viento que arrastra partículas de arena y va erosionando las pirámides hasta que sean destruidas del todo. Quizá eso mismo esté ocurriendo con este partido, que se vaya erosionando poco a poco hasta que no haya más remedio que buscar otro equipo para abrir la jornada.

Este año, para añadir más a la ecuación, el partido era contra los Bears de uno de los quarterbacks más monótonos, planos y aburridos que hay en la competición. Y en los Lions, el titular era un jugador que nadie sabe de dónde ha salido. Dicho lo cual, su primer completo fue un TD de 75 yardas, no está mal la cosa. De hecho, el principio del partido fue muy prometedor: TD de Chicago, 2 TDs de los Lions y onside espectacular recuperado. Todo en los primeros 10 minutos de partido. Pero después de eso, las luces se fueron apagando hasta la victoria de los Bears por 4 puntos.

Volviendo al tema original, no entiendo por qué la liga insiste una y otra vez en que dos de los tres partidos del día de football más importante de la temporada regular esté monopolizado por dos equipos. Y sí, es el día más importante estadísticamente, el segundo partido más visto el año pasado fue el de los Lions en Thanksgiving y, el primero, el de los Cowboys que iba después. Es evidente que, aunque los partidos fueran cambiando cada año, la liga no sabe, cuando anuncia el calendario allá por abril, qué equipos van a estar en la cresta de la ola (un ejemplo de esta jornada es que, el partido del año 49ers-Ravens, se juega en el horario de la una de la tarde), por lo que una rotación de partidos no tendría por qué implicar una mejora de los equipos que comparecen, pero sí que creo que, apostar por los Lions siempre, es una muy mala política. Es un equipo en depresión máxima. Un pozo de arruinar carreras aunque haya sido hogar de dos de los jugadores más increíbles de la historia de la liga. Un agujero sin sonrisas.

En el otro lado de la historia, sí que veo un argumento por el que hay que dejar este partido en Detroit. Y es precisamente el que los Lions sean ese juguete roto en constante destrucción, lo que deja un gran damnificado de su desastre organizacional: la afición. Los aficionados de los Lions tienen que estar hasta las narices de que su equipo sea un desastre constante. Ni siquiera su flamante entrenador, manufacturado por empresas Belichick, ha podido situarles en el siguiente escalón. Esa afición que solo escucha a gentuza como yo criticando a su equipo una y otra vez y que sabe que no tienen más remedio que aguantarse porque una vez que eres de un equipo eres de ese equipo para siempre. Esas personas solo tienen una alegría al año, y es el saber que se va a hablar de ellos en el día más especial del año. Que se va a hablar de Detroit como el hogar de Acción de Gracias; y eso es bueno, es positivo, es lo único que tienen. Y lo entiendo, y empatizo con ellos, que yo también sé lo que es pasarlo mal viendo a tu equipo pasar miserias (hablo del Hércules…). Así que, por mucho que crea que es una mala política de cara a seguir promocionando la NFL por parte de los jefes, espero que nunca quiten el primer partido de Acción de Gracias de Detroit. Por la afición, por esa gente que sufre lo insufrible jornada a jornada, un año tras otro. Por ellos, y por la memoria de Barry Sanders y Megatrón, espero que nunca nos quiten el partido de la ciudad del motor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *