Análisis Jornada 11

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

¡JORNADÓN! con mayúsculas, la que nos ha deparado esta semana la NFL. Había grandísimos enfrentamientos, y después de disputarse todos los partidos, otros que no apuntaban tanto al principio también se han sumado al festival para acabar ofreciéndonos una jornada para el recuerdo.

Pero venga, empecemos viendo los partidos. Esta semana he visto unos cuantos, varios en formato resumido, pero es que si no, no llego. El jueves vi el partido entre los Bills y los Dolphins. Tenía ganas de sentarme tranquilamente a ver a estos dos equipos de la AFC East, que venían haciendo una temporada bastante buena. El domingo, en el horario de las 19 estuve viendo el 49ers-Giants. Lo estuve viendo exclusivamente hasta el comienzo de la segunda parte, porque me dio la sensación que no había nada que hacer. Reconozco que pensaba que los de San Francisco anotarían algún TD más, pero al final se impusieron las defensas, pero ahora lo vemos.

La segunda parte de los partidos lo que hice fue ponerme el canal Red Zone, porque estaban pasando demasiadas cosas y me parecía más interesante intentar llevarme una idea general de la jornada. A partir de las 22:00 empezaban los que para mi, eran los 3 partidos más importantes de la semana: Eagles-Packers, Lions-Cardinals y Patriots-Colts.

Era bastante interesante porque en uno de los duelos se enfrentaban dos de los mejores ataques de la competición, si no los mejores, y en el otro, dos de las mejores defensas. Y ambos partidos la verdad es que ofrecieron lo que se esperaba de ellos. De estos 3, vi el de Arizona y el de Indi. El de los Packers quizá lo veo más adelante, pero como iban poniendo actualizaciones mientras veía el de Lions y Cards, y vi la carnicería, se me quitaron las ganas de ver el partido. Por cierto, lo que decía en el anterior artículo sobre el MVP, olvidad lo de que los Packers no habían jugado contra nadie, están a un nivelazo y Rodgers está on fire. Y por último, vi el Patriots-Colts.

El Bills-Dolphins empezó muy potente. Ambos equipos respondían muy bien en defensa y la única forma que tenían los equipos de anotar era mediante field goals. No en vano el partido llegó al descanso 6-3 favorable a los Bills. Pero en la segunda parte el guion cambió un poco. Tannehill comenzó a mover muy bien el balón, soltándolo muy rápido para evitar a la agobiante linea de los de Bufalo. Por otro lado, la defensa de los de Miami también subió unos cuantos puntos y solo permitieron que los Bills anotaran otro field goal en toda la segunda parte. Importante victoria de los Dolphins, aunque con cierta polémica. Hubo un pass interference a favor de los Dolphins que ninguno de los analistas, ni yo, vimos por ningún lado. Además de eso, un safety en contra de los Bills también pareció muy riguroso. No obstante, y aunque esas penalizaciones fueron muy duras, hay que reconocer que los Bills fueron incapaces durante toda la segunda parte.

Ya en el domingo, en el partido de Nueva York entre Giants y Niners, que supuso el retorno de Aldon Smith al equipo, Eli Manning se pegó un festival de intercepciones. Fue un partido dominado por las defensas de principio a fin. No obstante, lanzar 5 intercepciones y solo perder por 6 puntos, es casi un milagro. La defensa de los Giants estuvo a muy buen nivel, y hasta el final estuvieron peleando por hacerse con el partido. Un drop al final del partido de Odell Beckham, que de nuevo hizo un gran partido, acabó sentenciando el festival de Eli.

Dentro del resto de partidos de esa hora, destacan una sorpresa, que a medida que pasan las jornadas deja de ser hasta tema de conversación, como fue la derrota de los Seahawks en Kansas City, y otra que sí que fue un sorpresón, como fue la de los Broncos en Saint Louis. Me quedo con las ganas de ver el partido de Kansas entero, porque según las crónicas, fue un duelo de trincheras como nunca. Ambos equipos se concentraron en correr el balón por tierra. Ahí está que Alex Smith tan solo completó 11 pases de 16 intentos para 108 yardas. Este resultado a mi me deja dos lecturas, una por cada equipo (que lógico). La primera, es que los Seahawks, con la nueva victoria de Arizona, la de San Francisco, y como está la conferencia, puede que estén más fuera que dentro de los play offs. Un sorprendente bajón, les ha hecho perder varios partidos, y con un record de 6-4, ya están a 3 victorias de los Cardinals. Por un lado la defensa, aún siendo una de las mejores, no es tan infranqueable como lo era la temporada pasada, y por otro, el equipo ha sufrido muchas bajas importantes desde la temporada pasada. Algunos jugadores que por algún motivo habían sido infravalorados, pero que hacían un trabajo muy importante para el equipo, pero que quedaban ensombrecidos por las grandes estrellas. Estoy pensando en Tate y, más recientemente, en Harvin. Es cierto que Harvin no ha hecho grandes números en Seattle, pero puede que al ser una de las referencias ofensivas, dejara al resto de sus compañeros más desprotegidos.

La segunda lectura que comentaba, se refiere a los Chiefs ¿Nos los creemos ya? ¿Qué tiene que hacer este equipo para que le consideremos (al menos yo) un aspirante con mayúsculas a disputar los play offs? Este equipo está con 7-3 empatado en la primera posición de la división con los Broncos. No paran de ganar partidos, tienen una gran defensa, un buen entrenador, un quarterback muy inteligente y correcto y, sobre todo, a Jamaal Charles.

En cuanto al partido de Saint Louis, por lo que vi durante la segunda parte, parece que la defensa de los Rams empieza a ser esa que todos esperábamos a principio de temporada. Fisher, al igual que la temporada pasada, está consiguiendo ajustar al equipo para la segunda mitad de la temporada. Si sigue este ritmo, nos vamos a quedar con la misma sensación que el año pasado, ¿qué habria pasado si este equipo hubiera empezado mejor? En cualquier caso, parece que el año que viene pueden estar dando guerra desde el primer día.

Pasando a los partidos de las 22:00, maravilloso el partidazo entre los dos mejores equipos de la NFC, al menos por ranking. Lo que si que es incuestionable, es que estábamos ante dos de las grandes defensas de la liga, y así se desarrolló el partido. Los Cardinals, que habían sufrido la baja de Palmer, empezaron el partido como un tiro, y con sendos touchdowns de Floyd pusieron tierra de por medio. Y hasta ahí llegó el ataque de Arizona. Pero cuando tu defensa es capaz de dejar a un ataque con Bush, Megatrón y Tate, en solo 6 puntos, necesitas muy poco para ganar partidos. Se empieza a especular si esta defensa puede ser la mejor que ha visto la liga desde los Ravens del año 2000.

Y por último, voy a comentar el partido estelar de la AFC, el Patriots-Colts. Tenía muchas ganas de ver este partido porque había que ver como le había sentado el bye al equipo de Belichick después de machacar a los Broncos. Los Colts, y a domicilio, eran una gran prueba para los de Massachusetts. Y mira tú por donde que el tio Belichick decidió hacer una de las suyas y salir por donde nadie se lo esperaba: plantear una línea ofensiva con 6 jugadores y dar la oportunidad a Jonas Gray, un jugador que hasta esta semana formaba parte del equipo de prácticas. Bill Belichick volvió a demostrar cual es el auténtico poder de los Patriots, que da igual quién entra en la rotación, el que entra siempre lo hace bien y aporta lo mismo que el que estaba antes. En este caso se volvió a ver, y los Pats casi no notaron las dos intercepciones de Tom Brady, especialmente dolorosa la segunda, al filo del descanso y en la yarda 30 propia. Tom no estuvo a un gran nivel, pero nuevamente, hubo otro que tomó los galones para el bien del grupo. Por su parte los Colts no estuvieron tan lejos de lo que indica el resultado. Andrew Luck conectó varias veces con Fleeney, que hizo un gran partido. Para suerte de los Colts, tienen la división bastante encarrilada, aunque la reciente victoria de los Texans, hace que aún las cosas estén abiertas.

En resumen, jornada fantástica esta número 11. Ambas conferencias están interesantísimas y creo que la diferencia que había entre ellas se ha reducido considerablemente. No me parece que la NFC sea necesariamente más poderosa que la AFC. En las próximas jornadas vienen duelos trepidantes. Yo ya me he marcado en rojo el Patriots-Packers. Ese partido dirimirá donde están uno y otro equipo. Y por supuesto, los duelos directos en TODAS las divisiones van a ser apasionantes a partir de ahora. Hasta en la NFC South van a ser maravillosos, aunque sea para ver quién es el menos malo …

3 thoughts on “Análisis Jornada 11”

  1. Los Lions están notando mucho la baja de Bush, de hecho no jugó en todo el partido y lo hizo Bell, aun así se marcó un buen partido contra la mejor defensa contra la carrera.

    En cuanto a conferencias están todas abiertas, pero la que está totalmente abierta es la AFC Norte donde los cuatro equipos están con el mismo balance practicamente (6-4).

  2. ¡Es verdad! ¡Gracias por el apunte! Jugó Bell, escribí el artículo a última hora y ya no sabía que ponía jejeje. Y tienes razón con la AFC North, está igualadísima, aunque esos equipos no dejan de generarme dudas, hay jornadas que te parecen la bomba y a la siguiente la lían. Pero que estén los cuatro en positivo, dice mucho de ellos. Mirándolo objetivamente, les está beneficiando cruzarse con la NFC South, que de 10 partidos disputados, han ganado 8, perdido 1 y empatado otro, y también se están cruzando contra la AFC South, en la que los partidos contra Jaguars y Titans, son victorias casi seguras (aunque los Jaguars ganaron a los Browns).

  3. Es que el factor campo es muy importante para esos equipos, juegan fuera de casa y parece que no saben jugar a football, pero cuando están en su estadio se transforman totalmente y son capaces de ganar a cualquiera.

    Y esto es algo que le pasa a muchos equipos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *