Análisis Jornada 13

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  Mike Morbeck
Photo CC by Mike Morbeck

Una jornada menos en el camino a los play offs, y una jornada más llena de partidos trepidantes y resultados sorprendentes, las señas por antonomasia que hacen que este deporte sea tan especial. Como dijo Bert Bell, presidente de la liga entre 1945 y 1959: “on any given Sunday, any team in the NFL can beat any other team”. Vamos a ver que esta semana, esa frase se ha vuelto a escuchar en muchos campos de la liga.

El jueves, justo antes de que empezara el primer partido de Thanksgiving, publiqué una entrada en la que hacía mis cábalas sobre qué equipos se clasificarían para play offs. Escasos seis días después, si tuviera que hacer la predicción, creo que la cambiaría por completo. Así es este deporte, un torbellino semana a semana.

Esta jornada intenté seguir bastantes duelos. El jueves era una locura. Los tres partidos eran interesantes por unas u otras razones. El Bears-Lions, principalmente porque era a una hora muy cómoda para el público europeo, y los dos siguientes (Eagles-Cowboys y Seahawks-49ers), por razones obvias. No pude aguantar hasta el último partido, pero los otros dos los estuve siguiendo.

El domingo no pude ver entero ninguno de los partidos de las siete por razones logísticas, pero estuve siguiendo el canal red zone durante la segunda parte y más o menos tengo una idea de lo que fue ocurriendo en todas partes. El partido grande, no del fin de semana, sino del año, era el Patriots-Packers. Primera vez que se veían las caras Rodgers y Brady. Las otras veces había fallado alguno de los dos. Creo que estábamos casi todos desesperados por ver este gran duelo entre los, hasta ahora, dos mejores equipos de la liga. En opinión de mucha gente, estábamos ante una Super Bowl adelantada. Quién sabe qué pasará en las próximas jornadas y en los play offs, pero no es descartable que estos dos equipos sean los que aparezcan en Arizona el primer fin de semana de febrero. ¡Vamos a los partidos!

El Bears-Lions empezó con los de Chicago muy activos y funcionando bastante bien en ataque y en defensa. Cutler encontraba a Jeffery y los Bears comenzaban con sorpresa el partido, llegando al final del primer cuarto ganando cómodamente por 14-3. No obstante, poco les duró la alegría a los visitantes. Justo lo que tardó Stafford en encontrar a Calvin Johnson, que en este partido volvió a ser el de siempre. Partidazo del 81 de los de Detroit. Los Lions, que llevaban una barbaridad de partidos sin hacer un drive que acabara en touchdown, encadenaron 3 TDs seguidos en el segundo cuarto para poner las cosas claras, y volver a bajar a los Bears a la tierra. Con este resultado los Lions siguen en la lucha, y los Bears siguen en su mundo de fantasía en el que no saben qué ocurre. ¡Cutler go home!

Poco después de que terminara el festival en Detroit, los Eagles y los Cowboys saltaban al terreno de juego en el AT&T de Arlington con mucho en juego, sobre todo por parte de los Cowboys, que jugando en casa, no podían desperdiciar la ocasión de ponerse con una victoria de ventaja sobre sus rivales divisionales. Sin embargo las cosas no se desarrollaron como a los locales les habría gustado. Tanto el ataque como la defensa de los Eagles salieron en tromba, y casi sin darse cuenta se pusieron 14-0 antes de finalizar el primer cuarto. Hasta ese momento no habíamos visto a la gran línea ofensiva de los Cowboys, ni a su fantástica defensa. Los de Philadelphia salieron con muchísima seriedad y no dieron ninguna oportunidad a los de Jerry Jones, que a partir de ese momento, tuvieron el partido siempre cuesta arriba.

Por segunda vez en la temporada, DeMarco Murray no logró superar las 100 yardas, mientras que McCoy tuvo su mejor actuación, destrozando una y otra vez a la defensa de los Cowboys, siempre muy bien apoyado por su línea, que le abrió unas huecos como hacía tiempo que no veía. En el duelo de quarterbacks, Mark Sánchez demostró que es capaz de ser un buen gestor de juego, y sin tener una actuación estelar, estuvo sin fallos y contribuyó de manera muy positiva a la victoria de su equipo. Por otra parte, Tony Romo, muy presionado durante todo el partido, no tuvo su día y acabó lanzando un par de intercepciones.

Puñetazo en la boca de los Eagles a los Cowboys, que hace que las expectativas de unos se disparen y las de los otros se enfríen bastante. De todas formas, los Eagles siguen teniendo unos partidos complicadísimos por delante, además de una visita de Dallas. Los Cowboys aún no están muertos, aunque esta semana han besado la lona.

El partido de los Seahawks no lo pude ver porque ya no me aguantaba, pero viendo el resultado, y por lo que he leído/escuchado, parece que la defensa de los de Seattle destrozó totalmente a los 49ers. Hay un runrún últimamente, que dice que Colin Kaepernick se está quedando muy estancado en su desarrollo y que incluso está yendo a peor. Yo me lo paso bien viendo a Colin, nunca sabes lo que puede hacer, pero es verdad que con las armas que tiene, debería estar sacando más de ese equipo. Ese resultado creo que puede ser muy duro para los Niners. En la previsión que hice la semana pasada, decía que le daba una victoria a cada equipo en su doble enfrentamiento. Después de haber perdido el partido de local, no tengo las cosas ya tan claras. Aunque no me voy a desdecir de mis previsiones. Si me equivoco, me equivoco, que le vamos a hacer.

No pude seguir entero ningún partido del domingo a las 19, pero seguí las cosas más importantes de la segunda parte de cada uno de ellos. Lo más llamativo:

1.- Los Colts son aplastapaquetes y no sé si mucho más. Es verdad, hacen muchos puntos contra equipos malos, Andrew Luck es el mejor del universo y todo estupendo, pero llegan los equipos buenos y la cosa cambia.

2.- Los Texans se merendaron a los apáticos Titans el día que Fitzpatrick hizo el partido de su vida. Con esta actuación seguro que se ha ganado equipo para tres o cuatro años más. Es un superviviente.

3.- La defensa de los Bills es cosa muy seria. Vaya forma de destrozar una y otra vez a la línea de los Browns. Y en los Browns: la era Johnny Football está aquí. No sé si será la nueva estrella, el nuevo fracaso o un jugador mediocre, pero ahora los de Cleveland son un equipo a los que me apetece ver un poco más.

4.- Le tenacidad y cabezonería de Rivers tuvo su recompensa en Baltimore, y rescató a unos Chargers, que pese a no estar mal clasificados, estaban dando palos de ciego en las últimas semanas. Esta victoria debe suponer un refuerzo moral muy importante para los de San Diego, y por otro lado, es un batacazo muy duro para los Ravens. Era una victoria que no se les podía escapar. (Después de escribir esto, pero antes de publicarlo, he leído que los Browns han confirmado que Hoyer será titular el próximo partido. Esperamos un poco para la era Johnny Manziel)

5.- Los Giants siguen liándola. Creo que a Coughlin ya se le ha acabado el margen que tenía, y que le van a ofrecer amablemente que se retire a final de temporada. Mejor que disfrute de los nietos un poquito.

6.- Los Bengals se salvaron a última hora en el partido contra los Bucs. El rifle rojo empezó fatal, lanzando intercepción tras intercepción, y al final lograron imponerse por un punto, y por una maniobra arbitral muy extraña que se produjo justo al final. Los Bucs iban a la desesperada y sin tiempos muertos a falta de poco más de un minuto. Cuando estaban en terreno de los Bengals, hicieron la jugada clave que les ponía casi en la red zone. A distancia cómoda de field goal. Pues he aquí, que a Marvin Lewis se le ocurre lanzar el pañuelo porque se ha dado cuenta de que los Bucs estaban con 12 jugadores en ataque (absurdo totalmente lo de los de Tampa) y los árbitros han dado la jugada por buena. A esas alturas de partido no puedes pedir challenge, los árbitros son los que tienen que pedir repetición. Por listo le quitan un tiempo muerto, pero no obstante los árbitros ven la jugada en la pantalla y tiran para atrás la acción, añadiendo 10 yardas de penalización, lo que puso a los Bucs en muy mala situación. No tengo muy claro si a esas alturas de partido te basta con decirle al árbitro que revise la jugada o si tiene que salir de ellos. Si es el segundo caso, aunque acertaran, me parece un poco reprobable que acabaran cediendo ante la petición de Lewis. Pero bueno, hay queda como anécdota para la historia, y con este resultado los Bengals dan un paso de gigante en sus aspiraciones a play off, ya que sus tres rivales divisionales perdieron y ahora está a victoria y media de los de Cinci.

7.- Después de hacer 1 sack en 5 partidos, los Rams han engrasado la maquinaria y no paran de sembrar el terror entre los quarterbacks. Paliza tremenda a los Raiders, que después de engañarnos la semana pasada con su victoria ante Kansas City, han decidido volver a las andadas. Y por parte de los Rams, señor Fisher, empiece usted bien la temporada alguna vez, que siempre van con el pie cambiado y cuando empiezan a dar miedo ya no sirve para nada.

8.- Los Steelers siguieron a la suya. No puedes ser tan irregular. Es absurdo y desastroso. A Tomlin no se lo van a cargar porque esa no es la filosofía del equipo. En cuarenta años los Steelers solo han tenido 3 entrenadores y la temporada que viene seguro que sigue estando, pero con ese ataque, no se puede estar así. No vi el partido así que no se, pero Big Ben es demasiado irregular. Cuando se pone a bailar en el pocket es algo mágico, pero es un chupón, aguanta demasiado el balón. No en vano es, con mucha diferencia, el quarterback que más sacks ha recibido en los últimos 7 u 8 años. Por su parte, los Saints salen del agujero en el que se habían metido tras 3 derrotas consecutivas en casa. Brees y Stills se pegaron un festival a costa de la flojísima secundaria de los de Pittsburgh. Veremos como rinden contra defensas un poco más compactas, pero por lo menos siguen en la lucha por la división. Y una cosa, para los que no sepáis nada del partido, no os dejéis engañar por el resultado. Fue una victoria inapelable. Los Steelers maquillaron el resultado en 3 minutos con dos touchdowns.

Y con esto, llegamos al gran partido: New England Patriots – Green Bay Packers. Ambos equipos llegaban en un estado de forma tremendo. Los Pats líderes de la AFC y los Packers segundos de la NFC, y endosando paliza tras paliza a todo aquel que se les cruzara por delante. Este partido, aunque estuvo igualado en el marcador, creo que no lo estuvo tanto en el terreno de juego. La sensación general es que cuando Rodgers cogía el balón, era imparable. En cambio a los Patriots les costaba más ganar primeros downs. La defensa de los de Green Bay frenó muy bien la carrera en todo momento. La clave para la igualdad final en el marcador, es que la defensa de los Patriots estuvo a su nivel típico de dejar que le hagan yardas, pero no puntos, de ahí el fantástico 0 touchdowns en 4 posesiones de los Packers en la red zone, mientras que las tres visitas de los Pats, acabaron todas en touchdown.

La clave del partido estuvo en el touchdown de Nelson. La única ocasión en la que consiguió una mínima separación de Revis, que está jugando muy bien, Aaron Rodgers se la puso perfecta para que Jordy anotara un TD de más de 40 yardas. Esa jugada creo que desestabilizó un poco a los Pats, que no obstante nunca le perdieron la cara al partido. Pero ¡ay amigo! qué bueno que es Aaron Rodgers. Este señor está a un nivel superlativo. No hay nada que le veas hacer mal. Ya dije en mi previsión de la semana pasada que creía que los Packers podían hacer pleno de aquí a final de temporada regular. Me reafirmo en ello.

Antes de acabar, quería hacer referencia a la derrota de los Cardinals en Atlanta. Los Falcons hicieron un gran partido, sobre todo el tio Julio que le amargó la tarde a Peterson (por bocazas). Pero en Atlanta casi todo funcionó bien. La línea ofensiva estuvo muy bien en todo momento, y la defensa rindió a buen nivel. Los Cardinals tenían ahora dos partidos antes de enfrentarse a los Seahawks, que tenían que ganar para llegar con toda la tranquilidad y seguridad de saberse ya con billete para la post temporada. Esta derrota ha sido muy dolorosa y habrá que ver como se reponen. Lo siguen teniendo muy bien para llegar, pero la baja de Palmer puede ser mucho más grave de lo que se temía.

¿Cómo lo habéis visto vosotros?

3 thoughts on “Análisis Jornada 13”

  1. Puffff, yo me he tragado casi todos los partidos. Y es que hay cosas inexplicables como la derrota de los Ravens que tenían el partido casi ganado, e hicieron una de las suyas, las bajas de la secundaria le están pasando factura.

    Y en mi opinión, creo que Arizona va a llegar a los Wildcards de milagro, porque Seattle viene pisando fuerte, y este equipo da miedo cuando coge ritmo.

    Otros son los Hawks que si juegan el resto de partidos como lo han hecho contra los Cardinals se llevarán el gato al agua en la NFC South.

  2. Pues lo de los Ravens mejora todavía más, han sancionado a Ngata 4 partidos (hasta final de temporada básicamente) por dopaje. Eso sí que va a ser una baja sensible. Habrá que ver como se rehacen.
    Y en la NFC West, las cosas están muy emocionantes. Me da, por cómo está yendo la temporada, que los que probablemente se queden fuera sean los 49ers. Aún queda, y con ese equipo y Harbaugh a los mandos, nunca puedes enterrarles antes de hora, pero no dan muy buenas sensaciones y tienen partidos duros por delantes. No descarto que el partido de la última jornada frente a Arizona sea como un primer partido de play off para ambos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *