¡Esto es la guerra! Cayó el primer bombazo

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0

Cuando quedan 6 días para que comience de manera oficial el mercado de la agencia libre, ya ha saltado el primer notición de la off season: cambio de cromos entre Bills e Eagles. Kiko Alonso, el genial linebacker que despuntó en su año de rookie y que la temporada pasada se la pasó en blanco por una lesión, se reencontrará con su entrenador de la universidad, Chip Kelly, en la ciudad del amor fraternal, mientras que la superestrella de los Eagles, LeSean McCoy, hará las maletas rumbo al estado de Nueva York, donde intetará dar el salto de calidad que el ataque de los Bills llevaba necesitando desde hacía años.

La primera nota curiosa del acuerdo, para mí, es que ambos jugadores han dejado muchas dudas abiertas de cara a la próxima temporada. Si este intercambio se hubiera producido al final de 2013, probablemente estaríamos ante el movimiento del año. En cambio, Kiko Alonso vuelve tras una grave rotura de ligamentos en su rodilla (la segunda que sufre) que le ha tenido alejado de los terrenos de juego durante toda la temporada y, McCoy, tras sonar como uno de los candidatos al MVP de la temporada 2013, ha rendido muy lejos del nivel que todos le conocemos.

No obstante, nada hace pensar que los dos jugadores no puedan volver a su nivel. Las lesiones de rodilla son cosa muy seria, pero con los avances de la medicina, no es raro ver a jugadores que han sufrido rotura de ligamentos volviendo incluso mejor que antes de la lesión. En cuanto a McCoy, creo que este año le ha penalizado el bajo rendimiento general del ataque de los Eagles así como la marcha de DeSean Jackson. La marcha del receptor ha hecho que todos los focos se centraran en McCoy, cosa que se ha notado durante toda la temporada. De hecho, el running back ha tenido una temporada ascendente, y ha logrado acabar con más de 1300 yardas de carrera. Cifra nada desdeñable.

El trade me parece muy interesante a todos los niveles: desde el punto de vista de los jugadores afectados, como desde el punto de vista de lo que pierde y gana cada equipo, y más, teniendo en cuenta el perfil de sus respectivos entrenadores. A todos nos sorprendía que Rex Ryan, reconocido como uno de los grandes estrategas de la defensa, se fuera a un equipo como los Bills, precisamente fuerte en esa faceta. Este trade, da un salto de calidad incuestionable al otro lado del balón. Acompañado de jugadores como Sammy Watkins, el ataque de los Bills puede que se encuentre a un quarterback de ser realmente potente. En cuanto a lo que pierden los de Buffalo, está claro que Kiko Alonso es un jugador joven con un futuro impresionante, pero no es menos verdad, que la defensa de los Bills terminó rindiendo a un nivel tremendo sin la contribución de Alonso, por lo que quizá la marcha no sea tan catastrófica, al menos, en el corto plazo.

Por parte de los Eagles, con la marcha de McCoy, Chip Kelly se carga a la segunda gran estrella del equipo en dos años desde que se hiciera con las riendas del equipo. Al gurú no le tembló la mano para deshacerse de Jackson la temporada pasada, y esta, parece que no lo haya dudado cuando se le ha puesto por delante la opción de reforzar la defensa. ¿Cómo afecta esto a los de Philadelphia? A nivel de ataque habrá que ver. El equipo generó muchas dudas en 2014. Foles no estuvo al nivel que se esperaba, y Sánchez tampoco pareció la solución. Se está especulando con que Kelly podría ir a por Mariota en el draft y poner patas arriba el vestuario. Mi punto de vista es que la primera temporada de Foles no pudo ser por casualidad, y no es raro que los quarterbacks sufran un bajón durante su segundo año, por lo que no me parecería mal que este año apostaran otra vez por Nick.

Está claro que ahora el ataque se les ha quedado un poco cojo, pero para el draft de este año vuelve a sonar fuerte el grupo de receptores y el de running backs, por lo que parece que un par de jugadores cogidos en rondas altas podría ser la solución de varios equipos en esa parcela. No olvidemos también que Sproles está en el equipo y con la marcha de McCoy, sube en el escalafón y, quizá, pueda ser la apuesta de Kelly.

En cuanto a lo que ganan los Eagles con Alonso, el linebacker llega para hacerse con el mando del front seven desde el primer día. La defensa de Philadelphia no ha rendido al nivel que se esperaba de ellos en esta temporada y grandes nombres como DeMeco Ryans, están lejos de lo que una vez fueron, y parece que han entrado inexorablemente en la cuesta abajo de sus carreras.

Así pues, creo que estamos ante un buen acuerdo para ambos equipos. Sacrifican un poco de poder en su faceta más potente, para reforzar el otro lado del balón. Creo que los Eagles ganan un poco más porque Alonso es un jugador más joven que McCoy y juega en una posición más longeva que los running backs. En cambio, creo que McCoy es un jugador todavía joven que puede aportar cosas muy buenas a los Bills, y que desde ya, debe hacer subir el optimismo en Buffalo, ya que acaban de hacerse con una de las grandes estrellas de la liga.

2 thoughts on “¡Esto es la guerra! Cayó el primer bombazo”

  1. Win Win para ambos sin duda, y ojo con el CAP que tienen los Eagles, 40 millones para destrozar la FA

    Va a ser interesante esto

    Por cierto, que pasará con CJ Spiller? se oye que suena para los 49ers…

  2. Pues lo del cap de los Eagles ya se está encargando Kelly de dinamitarlo. Veremos como evoluciona la agencia libre.

    Y de Spiller aún no hay nada muy claro. Yo he leído/escuchado que está pendiente de lo que ocurra con Murray en Dallas. Puede que vayan por ahí los tiros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *