Holocausto en Philadelphia

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  Daniel Lobo
Photo CC by Daniel Lobo

Hola a todos, aquí estoy con esta entrada no planificada. La siguiente que tenía pensada publicar iba a ser la del resumen de la jornada 2, tanto de NFL como de Fantasy, pero algo ha sucedido en el camino, que me ha hecho dedicar un ratillo a contaros mis impresiones sobre lo que ocurrió anoche durante el Sunday Night Football que se disputó en Philadelphia entre los Eagles y los Cowboys.

Si lo habéis visto, supongo que sabréis por donde voy, si no, todo lo que diga aquí no llegará a explicar la magnitud del enfrentamiento entre estos dos equipos. Como comentario inicial, Troy Aikman dijo que seguramente fuera el partido más caótico que había visto nunca.

En primer lugar, valga decir que creo que no todo fue lamentable. Las defensas demostraron estar a un nivel tremendo. Especialmente la de los Cowboys, que le hizo la vida miserable a todo el ataque de los Eagles, exceptuando a Sam Bradford, que ayer demostró que él solito se basta para abrir las puertas del infierno y comenzar el Apocalipsis. El amigo Kelly se está quedando con el culo al aire snap a snap.

Otro dato interesante es que, mediado el último cuarto, DeMarco Murray, ex de los Cowboys y mejor running back de la temporada pasada, acreditado con el título de mejor jugador ofensivo del año, llevaba la extraordinaria cifra de -9 yardas de carrera (sí, el “menos” no se me ha colado).

Además de eso, el partido estaba siendo sucio. Es verdad que estamos hablando de la NFC East, seguramente la división con las rivalidades más arraigadas de toda la competición. Cualquier duelo en el que comparezcan Giants, Redskins, Eagles o Cowboys siempre es de alto voltaje, pero creo que este partido estuvo por encima de la media. Como detalle, los Cowboys batieron el número de faltas en un partido de toda su historia. Hasta le sacaron un pañuelo al kicker Bailey por agarrar a DeMarco Murray en una jugada en la que el ex de lo Boys salió por la zona del banquillo.

Por hablar un poco del desarrollo del partido, a modo de resumen: los Cowboys se adelantaron con un FG mediado el primer cuarto, que sumado a otro FG en el segundo, permitió a los de Dallas llegar con una escueta ventaja de 6 puntos al descanso. En la segunda parte, la defensa de los Cowboys subió un nivel, y en el tercer cuarto pusieron las diferencias en 13 puntos al retornar un punt bloqueado hasta la end zone de los Eagles. Jugada que por cierto tendría que haber sido anulada por haber contacto casco contra casco, pero vamos, que ni así los Eagles eran capaces de hacer nada. Esto lo demostraron los de Philadelphia cuando en la siguiente jugada, tras un turnover de los Cowboys, volvían a ceder el balón a los de Dallas.

Ya en el último periodo, un FG de Parkey ponía las diferencias en 13-3, pero los Cowboys sentenciaron el partido con el único TD de ataque que lograron. Para maquillar el partido, los Eagles anotaron un TD cuando el partido agonizaba.

Como última nota triste del partido, la actuación de Sam Bradford. Más allá de los números: 23/37, 224 yardas, 1 TD y 2 INT, hacía mucho tiempo en la que no veía una actuación de un quarterback que me diera tanta lástima. Hubo unos fallos de pase tan lamentables, que hasta se echaba en falta a Tim Tebow. Por lo menos con el kamikaze te diviertes. La intercepción de Lee en la end zone es para llorar. Ni siquiera se tuvo que esforzar, balón al muñeco y a correr. Pases imprecisos, jugadores completamente solos a los que no les llegaba el balón, pero lo peor, yo diría que la actitud. No sé si es que el hombre no se ha adaptado todavía al ritmo de competición después de tanto tiempo sin jugar, si aún no se sabe el sistema de Kelly, si es que el partido y el ambiente le vino grande o si es que realmente es un patata y nos ha tenido a todos engañados durante este tiempo. En cualquier caso, amigo Bradford, si estás leyendo esto (y sabes castellano), vete poniendo las pilas o la llevas clara, tú y los Eagles.

Y ya para acabar, y después de haberme desahogado un poquito, lo peor de todo no es nada de lo que he contado. Lo peor, sin lugar a dudas, es que Tony Romo se rompió la clavícula y parece que va a estar un mínimo de 8 semanas sin jugar. Si a principio de temporada le dices a Jason Garrett qué dos jugadores no quieres que se te lesionen bajo ningún concepto, seguro que habría dicho Dez Bryant y Tony Romo (yo lo habría hecho), pues nada, que no quieres sopa, pues toma dos cucharadas, los dos fuera para dos meses.

Creo que es una pena para los Cowboys pero también para la competición. A mi me encanta Romo. Me encanta verle jugar. Me lo paso bien. Creo que es un jugador de una calidad increíble que es capaz de hacer cosas imposibles en momentos de máxima tensión. Ahora los Cowboys tendrán que apoyarse más que nunca en esa defensa tan poderosa que están demostrando que tienen.

Los Eagles, por su parte, tienen que hacer una reflexión sobre sus aspiraciones en esta temporada. Chip Kelly, después de dos temporadas, ha hecho la limpia que quería en el vestuario: entre otros, adiós a LeSean McCoy y a DeSean Jackson. Aún es pronto como para enterrar a los Eagles definitivamente (aunque yo les he echado unas cuantas toneladas de arena), pero o se empiezan a enchufar, o la llevan clara. Los Cowboys son el rival a batir en el Este, pero las bajas de Romo y Bryant pueden ser gravísimas, y en el norte, ojito con los Redskins que parece que están encontrando el camino a seguir. Los Giants, mientras tanto, a la suya.

En fin, que he visto el partido y tenía que comentarlo. A ver qué os ha parecido a vosotros o es que igual soy yo que me ha pillado en una mala tarde. Pero vaya partido …

One thought on “Holocausto en Philadelphia”

  1. Yo vi el partido, y con tanto pañuelo volando me desesperaba, mucho tiempo el balón parado, muchas broncas, muchos enganchones, etc…

    La actuación de Bradford fue pésima, a mí nunca me ha gustado, me ha parecido un paquetón, al puro estilo Eli Manning pero sin la suerte de éste último, (creo que el año pasado superó record de intercepciones, bien por el bueno de Eli). En el primer partido, hizo una primera parte desastrosa, pero luego en la segunda parte se enchufó , pero como siempre le interceptaron, aunque no fue culpa suya.

    No sé si Kelly es el GM de los Eagles o tiene gran culpa en los fichajes, creo que los de Philadelphia tienen un back field brutal, y lo demostraron en la primera jornada, pero el cuerpo de receptores me parece muy corto, el único que destaca es Jordan Matthews, como bien dices después de la marcha de Desean, además de Maclin que no se tendría que haber ido. Se ve claramente que el equipo está descompensado en ataque, un QB mediocre, RBs muy buenos que cualquiera de ellos podrían ser titulares en cualquier equipo, WRs ninguno de renombre, y la OL no me he fijado si ha habido muchos cambios. La defensa por el contrario me parece tremenda, con las incorporaciones de Alonzo, media legión of Boom: Maxwell y Thurmon, sin perder a Barwin, Demeco Ryans, y Cox, pero sí que han perdido a Trent Cole y Cary Williams.

    Espero que los Eagles hagan lo que dice su himno “Fly, Eagles Fly” o se convertirán en “Fried Eagles, Fried” nueva canción de Philadelphia Fried Eagles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *