la plaza de la discordia

Falta un partido para que termine la temporada regular y que se decidan definitivamente qué equipos van a playoff. Más allá de los equipos que están en liza, que analicé antes de la jornada 16 en una entrada , quería aprovechar este rato que tengo para centrarme en la plaza que le corresponde a la NFC East, claramente, la peor división de la liga.

Para acabar rápido con los números, los Eagles irán a playoff si ganan o si los Cowboys no ganan. Los Cowboys necesitan ganar y que los Eagles pierdan. Los Eagles viajan al MetLife para jugar contra los Giants y los Cowboys reciben a los Redskins. Podríamos decir que ambos deberían de ganar sus partidos, pero es tal el desastre de la división que ningún resultado me sorprendería. Si tengo que elegir un equipo del que me fío más, tengo que decantarme por los Eagles. Por dos motivos: el cuerpo técnico y la confianza en Wentz, que lleva dos jornadas tirándose el equipo a las espaldas logrando victorias. Y creo que los Cowboys necesitan un entrenador de verdad. Creo que lo que mejor les puede ocurrir es que se queden fuera y que Jerry apriete el botón y termine con la época Garret. Hasta aquí la parte de actualidad. Vamos ahora con un análisis de cómo es el sistema de acceso a playoff.

En la actualidad, los 16 equipos de cada conferencia se enfrentan durante 16 partidos (17 jornadas), para obtener una de las seis plazas disponibles. Las primeras cuatro posiciones de la conferencia están reservadas para los campeones de cada una de las cuatro divisiones. El orden lo define el record entre ellos y luego hay toda una lista de parámetros que sirve para romper empates. Las posiciones quinta y sexta van para los dos equipos con mejor balance de victorias de entre los no campeones de división. Lo normal es que sean los dos mejores segundos, aunque alguna vez se da que el segundo mejor balance lo tiene un tercero. Lo que sí que se da, y es lo que va a ocurrir este año, es que alguno de los que ocupan la quinta y sexta plaza tengan mejor balance que un primero de división o, lo que es más grave, que se quede fuera algún equipo con mejor balance que un primero de división. Eso es más remoto, pero este año, si los Rams ganan su último partido, y los Eagles pierden, los Rams se van a casa con 9 victorias y la NFC East se queda en 8.

¿Es justo el sistema? ¿Está bien dar ventaja a un equipo que es peor que otro solo porque es el menos malo de una división? Creo que hay argumentos para defender ambas respuestas. A favor de que el sistema está bien como está podríamos decir que quizá esa división se ha cruzado contra dos divisiones muy duras y que por eso los balances son peores y que es importante que todas las divisiones se vean representadas en enero. En contra podríamos pensar que el balance no engaña y que un equipo con 9-7 es mejor que un 8-8 y punto. De hecho yo sí que estoy a favor de que el balance se respete a nivel de posiciones de conferencia. Si un segundo tiene un 12-4 y es el segundo mejor de la conferencia, pues que logre entrar directamente en la ronda divisional y ya está. Además, ¿por qué premiar a un equipo que lo ha hecho peor con un primer partido de local?, ya que los campeones de división tienen asegurado jugar de local en la wild card.

En fin, es un tema a discutir, aunque es cierto que esta casuística ocurre muy pocas veces. A lo mejor luego el equipo que se mete de la NFC East se enchufa, a Cousins el escenario se le hace muy grande, se meten en la final de conferencia, ahí las cosas se lían, le hacen otro robo a los Saints, se meten en Super Bowl, Andy Reid se pone a liarla con la gestión del tiempo y se consuma la catástrofe. Nunca se sabe, pero lo normal es que Vikings y Seahawks o 49ers sean mejores que Eagles o Cowboys. Veremos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *