Los Cowboys ante la encrucijada

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
 Photo CC by  Jason Mrachina
Photo CC by Jason Mrachina

Tras una agencia libre nefasta, muy castigados por el límite salarial, en la que han perdido más de lo que han ganado, los Dallas Cowboys afrontan el draft como la única vía para encontrar las (demasiadas) piezas que les faltan.

El equipo del magnate Jerry Jones, asentó las bases de la plantilla que ganó tres anillos en cuatro años a principios de los 90, en una grandísima política en los drafts, impulsada por el trade de Herschel Walker a Minnesota, en el que los Cowboys, además de 5 jugadores, ganaron 8 elecciones extra en los drafts de los años 1990, 1991, 1992 y 1993.

 Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

Hoy en día, la situación no es tan alagüeña. Los de Dallas vienen de hacer los peores números en defensa de su historia. El cuerpo técnico parece una simple marioneta en las manos del dueño, empeñado desde que se hizo cargo del club, en inmiscuirse en las decisiones técnicas, y para colmo de males, los otros equipos de la división parece que han dado un salto de calidad con respecto al año pasado.

He leído y escuchado opiniones, según las cuales, los Cowboys pueden entrar en las apuestas por el último puesto de la conferencia nacional. Parece un panorama muy negativo, pero si uno se fija en cómo están las cosas por la NFC, la previsión no parece tan descabellada.

 Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

Yo creo que los Cowboys no son un absoluto desastre. Tienen algunos grandes jugadores, y algunos de los puestos más importantes del equipo están cubiertos. El quarterback no es cuestionable. Es cierto que Romo arrastra un aura de pesismismo cada vez que se acercan las jugadas importantes del encuentro o los partidos importantes. Pero yo no estoy para nada de acuerdo. Me parece un pedazo de jugador como la copa de un pino, y que si se miran las estadísticas fríamente, Tony Romo tiene el mejor rate en el último cuarto de entre todos los quarterbacks en activo, con un valor de 102.1. Cinco puntos mejor que el siguiente en el ranking, Aaron Rodgers. Romo cuenta con un grupo de receptores que ya quisieran la mayoría de equipos de la liga: Bryant, Austin y el gran Jason Witten.

Sumado a esto, tienen a DeMarco Murray. Un grandísimo running back con buenas manos, que tiene la pega de las lesiones. Si consiguiera estar sano una temporada entera, los números de los Cowboys mejorarían.

Ofensivamente los Cowboys tienen dos problemas. El primero es la línea ofensiva. Necesitan reforzarla. El año pasado pusieron una prometedora piedra con el Center elegido en primera ronda: Travis Frederick, que fue incluido en el all-rookie team. A partir de esa posición, los Cowboys deben intentar construir una línea que sea capaz de abrir el ataque durante los próximos años.

 Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

El segundo problema de estos Cowboys, que para mi es el más grave, es la absoluta inoperancia del cuerpo técnico en la selección de jugadas. Sinceramente, es para hacérselo mirar. La temporada pasada, durante las primeras partes, los de Dallas hicieron un ataque bastante balanceado. Con mejor o peor resultado, pero en general bastante positivo. La locura llegaba en las segundas partes. Se olvidaban de Murray y empezaban a jugárselo todo por aire. Cabe destacar la segunda parte contra Green Bay en Arlington: con un marcador al descanso de 26-3 favorable a los Cowboys, los de Dallas se dedicaron exclusivamente a pasar, en lugar de hacer carreras y dejar que el tiempo corriera. Eso, unido a la desaparecida defensa local, permitieron que los Packers, liderados por Matt Flynn, anotaran touchdowns en cada uno de los 5 drives de los que dispusieron para llevarse el partido 37-36, con espantada incluida de Dezz Bryant a falta de minuto y medio para que terminara el choque.

Para esta temporada, el ataque de los Cowboys puede seguir haciendo cosas interesantes. Necesitan que la línea mejore y que el entrenador ofensivo no haga experimentos durante las segundas partes. La defensa es otro cantar. Necesita chapa y pintura por todas partes. En cualquier caso, los problemas que puedan tener este año los Cowboys, no se van a ver amortiguados por el calendario. Para empezar, se encuentra en la división con más rivalidad de la liga, salvo quizá la NFC North, en la que ningún equipo regala nada. Los Eagles parece que van a seguir siendo ese gran equipo que se vio durante la segunda mitad de la temporada pasada, y Giants y Redskins parecen haber dado un paso adelante durante esta pretemporada. Además de eso, los Cowboys van a tener que vérselas con grandes equipos como: 49ers, Rams, Seahawks, Cardinals, Saints, Colts o Bears. Esos siete partidos, sumados a los seis divisionales, hacen que al menos 13 partidos sean contra equipos que van a ir a matar o a morir desde el primer snap.

 Photo CC by  Algorhythm Labs
Photo CC by Algorhythm Labs

Mucho van a tener que cambiar las cosas para los vaqueros si quieren seguir saltando al terreno de juego en enero de 2015, cosa que no ocurre desde la temporada 2009. Desde mi punto de vista, yo haría una limpia considerable en el cuerpo técnico, pero ese no es el gran problema. El problema de este equipo se encuentra en lo más alto. El problema se llama Jerry Jones, y aunque el apogeo de despropósitos nunca ha sido mayor que cuando Jimmy Johnson abandonó el barco tras convertir un equipo que no era nada en bicampeón, los Dallas Cowboys deben limpiar el edificio cuanto antes y dejar que entre aire fresco en esa institución que una vez fue conocida como America’s team.

3 thoughts on “Los Cowboys ante la encrucijada”

  1. Sabias palabras, Javi. Recuerdo perfectamente el partido contra los Packers, cuando en los últimos minutos se tenían que dedicar a correr, y lanzaban el balón una y otra vez… Muy cierto que la culpa no es de Romo, que se marcó también un partidazo contra los Broncos faltando el canto de un duro para batirlos, pero una intercepción terminando el partido hizo que le cayera a Romo un alúd de críticas. Además, veo a los Boys que le faltan receptores, Austin ha jugado poco por las lesiones, y no hay un tercer receptor claro, sumando que Romo tiene que hacer trucos de escapismo para conseguir algo.

    Por otro lado, la defensa ha sido un desastre total, de por sí es una defensa que Rob Ryan no consiguió hacerla funcionar, con una secundaria muy demacrada donde el mejor es Claiborne que no ha rendido, los linebackers no se enteraban a excepción de Lee que estaba en todos los lados, y Ware estaba muy solo sin poder hacer nada.

    Todo se soluciona desde los despachos, pero creo que ya no tiene solución…

  2. Sí que es verdad lo del tercer receptor. Ahí andan un poco justos. Hace dos temporadas parecía que Ogletree llenaría ese hueco después del gran partido que se marcó en el opener contra los Giants, pero después de eso se fue diluyendo. Y es verdad que Austin este año ha estado muy desaparecido por las lesiones. Además, ahora mismo es agente libre. Entiendo que acabará renovando con los Boys, pero habrá que ver.

    Y por cierto, cambiando de tema, acabo de leer que los Seahawks acaban de renovar a Earl Thomas, y ahora es el safety mejor pagado de la liga, 4 años y 40 millones. Y tiene 24 años. Vaya pedazo de jugador. Puede marcar una época.

  3. Lo de Earl Thomas III me parece normal y hasta lógica, para mí en estos momentos es el mejor field safety de la liga sin lugar a dudas, y el próximo que renovará dicen que es Sherman, con lo que los Seahawks seguirán teniendo una secundaria que da auténtico miedo.

    Otra noticia que me ha dejado un poco a cuadros es que Russel Wilson vende más camisetas que Manning…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *