Michael Sam y la estadística

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  deportesemanal.com
Photo CC by deportesemanal.com

Hola otra vez. Hoy vengo con uno de los temas más comentados durante esta off season: la entrada en la NFL del primer jugador que se ha declarado abiertamente gay. De verdad que no tenía intención de tratar este tema, pero he estado viendo últimamente algunos datos que me llaman la atención y quería comentarlos a ver que os parecen. En serio que no quiero polemizar, quiero que sean preguntas al aire, y si alguno la caza y tiene contestación, estaré encantado de leeros.

En primer lugar, me parece una chorrada todo el revuelo que se ha montado. Para mi no tiene mayor trascendencia que una persona gay vaya a jugar en la liga. De hecho, que a nadie se le ocurra pensar que es el primer homosexual en la NFL, es el primero que lo ha dicho, pero estadísticamente es imposible que no haya habido otros antes. De hecho ha habido algunos que lo han dicho a posteriori.

michael-sam-st-louis-rams-hat-twitter-768x1024_rdx

El caso, es que a los equipos sí que parece importarles. ¿Por qué digo esto? Bueno, para empezar hay varias cosas que chirrían en la elección del jugador. Antes de nada, debo confesar que yo nunca he visto jugar a Sam porque no sigo la liga universitaria. Ya tengo bastantes quebraderos de cabeza siguiendo la NFL como para encima intentar meterme en la maraña colegial. Dicho lo cual, sí que he leído los números y he contrastado algunos datos.

En primer lugar, Michael Sam apuntaba a jugador de segunda o tercera ronda. Pero no más allá de eso. El jugador venía de hacer una fantástica temporada en la que fue galardonado como el co-jugador defensivo de la división SEC de la liga universitaria, que según dicen, es la más difícil de la liga. El otro jugador nombrado co-jugador defensivo del año, ha sido CJ Mosley. Ese va a ser mi punto de partida.

Photo CC by  Mike Pettigano
Photo CC by Mike Pettigano

Michael Sam, teóricamente, está al nivel de CJ Mosley. Mosley ha sido elegido en la posición 17 de la primera ronda del draft por los Baltimore Ravens y se esperan grandes cosas de él. El galardón a mejor jugador defensivo lleva existiendo desde el año 2003. A continuación pongo el listado de ganadores y el equipo y la posición en la que fueron drafteados:

AÑO JUGADOR POSICIÓN EQUIPO
2003 Chad Lavalais 142 (Rd 5) Atlanta Falcons
2004 David Pollack 17 (Rd 1) Cincinnati Bengals
2005 Demeco Ryans 33 (Rd 2) Houston Texans
2006 Patrick Willis 11 (Rd 1) San Francisco 49ers
2007 Glenn Dorsey 5 (Rd 1) Kansas City Chiefs
2008 Eric Berry 5 (Rd 1) Kansas City Chiefs
2009 Rolando McClain 8 (Rd 1) Oakland Raiders
2010 Patrick Peterson 5 (Rd 1) Arizona Cardinals
2011 Morris Claiborne 6 (Rd 1) Dallas Cowboys
2012 Jarvis Jones 17 (Rd 1) Pittsburgh Steelers
2013 C.J. Mosley 17 (Rd 1) Baltimore Ravens
2013 Michael Sam 249 (Rd 7) St. Louis Rams

Ahí están los datos. Creo que son bastante llamativos. A excepción de Chad Lavalais, que cayó hasta la quinta ronda del draft, todos los jugadores galardonados con el trofeo de mejor jugador defensivo de la SEC, fueron elegidos en primera o segunda ronda, y salvo Ryans, todos en la primera ronda, y cinco de ellos en el top-10.

Photo CC by Karen
Photo CC by Karen

A Michael Sam se le acusa de ser un defensive end pequeño y que realmente tendrá problemas para adaptarse a la liga. Es un jugador que está entre defensive end y linebacker. A esos problemas, hay que sumar que el jugador hizo una pobre combine, lo que hizo que saltaran algunas dudas. Ahora bien y a la vista de los números, ¿os parece razonable que haya caído hasta el final de la séptima ronda? Esta sería la primera pregunta. A mi personalmente me parece que no. No es lógico. Entiendo que por los problemas que he comentado, no fuera un primera ronda. Un segunda quizá habría sido una posición más lógica. Tercera quizá un robo. Más allá, muy extraño. ¿Pero caer hasta la última ronda? Después de él solo se eligieron 7 jugadores más.

La segunda parte de la reflexión, es a propósito del equipo que le ha elegido finalmente. Los Saint Louis Rams. Hay varios factores que se juntan y que llaman la atención. En primer lugar, Jeff Fisher. Fisher es presidente del comité de competición de la liga. La elección del primer jugador abiertamente gay, puede ser un gesto en pos de ir derribando barreras, lo cual habla bien del entrenador, pero escogerle con los picks de la basura me parece un poco forzado. Por otro lado, si hay una posición que precisamente no necesitan reforzar los Rams, es la de defensive end. Tienen una línea defensiva brutal, y para colmo de males, su segunda elección del draft, ha sido Aaron Donald, un jugador de línea que apunta a titular desde la primera jornada. Todo esto hace que las posibilidades de Sam sean muy limitadas.

Photo CC by  mmtzjr69out
Photo CC by mmtzjr69out

Dicho todo esto, ¿qué os parece la historia? Yo creo, analizando los números y viendo un poco la fotografía completa, que ningún equipo ha querido realmente tener que lidiar con la segura presión mediática que tendrán encima, tristemente, por haber elegido a un jugador que lo único que quiere hacer es desarrollar su carrera profesional dentro de la normalidad con la que lo hacen el resto de sus compañeros. Al final ha ido cayendo ronda tras ronda, hasta que al final, Jeff Fisher, insisto, presidente del comité de competición, se ha visto medio obligado a elegirle para que no llegara a ocurrir que Michael Sam quedara como jugador no drafteado, cuando apuntaba a segunda o tercera ronda, y se dijera que la liga es homófoba y que no se ha atrevido a abrir las puertas a un jugador gay.

¿Qué pasará ahora con Sam? Por lo pronto va a tener una oportunidad. Eso ya es un paso importante. Podrá ganarse el seguir en el equipo. No nos engañemos, lo va a tener muy complicado. Y en caso de no ser uno de los 53, tampoco pasará nada especial porque estamos hablando de un séptima ronda en un equipo que tiene mucha calidad en la posición. Yo quiero creer, que si es cortado, algún equipo que necesite de un defensive end, echará mano de Sam, y que si no la echan, sea exclusivamente por razones deportivas, que es de lo que se trata todo el asunto. No digo que tenga que tener más oportunidades que otro jugador, solo digo que debe tener las mismas, y a la vista de los datos que he puesto, me temo que no ha sido el caso.

Espero que el tema no levante muchas ampollas, es una de las cosas que más me ha llamado la atención del draft y creía que merecía la pena comentarla. Un saludo y espero con mucho interés vuestras opiniones.

6 thoughts on “Michael Sam y la estadística”

  1. Estoy de acuerdo contigo Javier.
    Si no hubiese dicho nada antes del draft, le habrían seleccionado para tercera, cuarta o quizá una quinta ronda por el pobre combine que realizó.
    Está claro que ningún entrenador quería jugársela con él, y más después del turbio tema de Miami. Creo que también puede estar ahí el problema. Imagínate que el ambiente en el vestuario se hace insostenible (jugadores que le insultan, otros que no están cómodos, etc. Ya sabemos cómo son los vestuarios NFL), y el equipo decide cortarle y después Sam va denunciando que le han cortado por ser homosexual (pleito millonario contra el equipo que lo ha cortado y tal vez contra la NFL por permitir conductas homófobas).
    Lo que quiero decir es que los entrenadores y equipos no tienen miedo de Sam sino de su propio vestuario y de lo que son capaces de hacer los jugadores a este chico.
    Por otro lado, a mi me parece un robo para los Rams. Ojalá que salga bien porque el año pasado Long bajó mucho de nivel.

  2. Habrá que ver como evoluciona en la pre temporada. El otro día estuve viendo un vídeo de nfl.com en el que uno de los analistas, no se si era Sapp o Heath Evans, decía que lo que mejor podía hacer Sam para conseguir plaza en el equipo era intentar meterse dentro de los equipos especiales. Básicamente que tratara de hacer el roster, y una vez dentro seguir creciendo.
    Pero en el fondo es lo que comentas, que seguramente, al final, lo más importante sea como le acepte el vestuario y la afición. Teóricamente se va al equipo más beneficioso o uno de los más beneficiosos en ese aspecto, porque está en el mismo estado en el que jugó en la universidad y allí es un ídolo.
    En cualquier caso, es a priori un robo del draft tremendo. A ver si tiene su oportunidad.

  3. Es un tema muy delicado, como bien ha dicho Andrés, ningún equipo ha querido jugársela ya sea por el vestuario, homofobia por algún miembro de alguna franquicia (sólo hay que ver el escándalo del dueño de los Clippers), etc… aunque todo el mundo se respalda por el mal “combine” que hizo, pero no me acuerdo dónde lo leí que fue debido a que estaba enfermo o simplemente tuvo un mal día, como le puede pasar a cualquiera.

    El hecho de que nadie lo eligiera, y el que lo eligió lo hizo por obligación, muestra una auténtica imagen de miedo o repulsión a situaciones nunca dadas anteriormente, cuando en realidad no debería ser así. Mucha gente sigue esta liga y la imagen que están dando es bastante retrogadra, o incluso peor.

  4. Como decís, seguro que las cosas habrían sido distintas si el jugador no hubiera dicho su inclinación sexual. Pero lo que yo también creo, y que es una cosa que se ha comentado a raíz del tema Incognito, es que en la liga, los jugadores que valen, acaban jugando. Yo creo que si Sam no acaba en los Rams, puede que algún otro equipo decida darle una oportunidad. Pero bueno, habrá que ver como evoluciona todo esto durante la off season y si es capaz de ser uno de los 53.

    1. No es por echar leña al fuego, pero acaban de suspender a Don Jones, safety de los Dolphins, por unas declaraciones que ha hecho sobre unos tweets que puso en el draft, los cuales tienen que ver con Michael Sam. Todavía no ha empezado la temporada y comienzan las suspensiones… ver para creer.

  5. Que fuerte. Pues me parece que aquí deberían entrar duro. Igual de duro que con el tema del racismo del presidente de los Clippers. No se pueden tolerar ese tipo de comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *