Power Rankings NFC

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  FF Swami
Photo CC by FF Swami

Después del resumen de la AFC que subí ayer, es el momento para la conferencia Nacional. Quería haberlo publicado todo en una entrada, pero lo cierto es que se me fue un poco de las manos y he preferido separarlo. Venga, vamos al lío.

NFC East

Si no la más, sin duda alguna, una de las divisiones más apasionantes de la competición y con más piques entre sus equipos. Cowboys, Giants, Eagles y Redskins nunca dejan indiferente a nadie y este año no está siendo una excepción. Esta temporada lo más destacado de la división es la igualdad y la incertidumbre: tres equipos empatados a 2-2 y los Eagles a una victoria del resto.

Los Dallas Cowboys partían como los favoritos a llevarse la división, aunque con algunas dudas tras la marcha de DeMarco Murray durante la agencia libre. Las cosas comenzaron bien para los Boys con dos victorias en las dos primeras jornadas, pero las lesiones de los dos puntales del equipo: Dez Bryant y Tony Romo, han hecho que el ataque se haya quedado muy tocado. La aportación de Brandon Weeden como sustituto de Romo, pese a haber sido bastante positiva, no ha sido suficiente y los de Dallas han perdido sus dos últimos partidos. En cuanto al backfield, la pareja Randle-McFadden no está haciendo olvidar a DeMarco Murray. En su defensa se puede decir que la OL no está siendo tan impresionante como el año pasado, pero, en cualquier caso, ninguno de los dos backs llega al nivel de DeMarco. La defensa también ha dado muestras de bajón en algunos partidos. Al final, un equipo se tiene que ver como un todo y no vale hacer análisis de que el equipo tiene una defensa brutal pero un mal ataque. Todo está relacionado. Una defensa, normalmente, necesita de un ataque poderoso o, al menos, que sea capaz de estar tiempo en el campo para permitir que la defensa descanse. Creo que el ataque ahora mismo no está teniendo esa consistencia y la defensa de Dallas tiene que estar más minutos de la cuenta en el campo, lo que acaba notándose al final de los partidos. Los Cowboys necesitan pasar las ausencias de Dez y Romo sin dejarse todas las opciones en el camino y, cuando vuelvan, engrasar maquinarias de nuevo e intentar apuntar a los play offs.

Los Washington Redskins están siendo la sorpresa positiva de la división. Tras un par de años lamentables en los que la promesa de quarterback franquicia de RGIII se ha quedado en nada, Jay Gruden ha decidido dar carpetazo al tema y Kirk Cousins ha sido confirmado como titular para la temporada y RGIII ha sido relegado a tercer QB del equipo. Triste historia la de RGIII, pero creo que merece una entrada aparte. En el backfield han encontrado a una de las sensaciones del año en el rookie Matt Jones. El jugador de tercera ronda está ganando galones y comiéndole terreno poco a poco a Morris, que está haciendo una temporada muy alejada de lo que nos suele tener acostumbrados. La defensa también está rindiendo a un nivel superior al que se esperaba de ella y, al final, todo está repercutiendo en que los Redskins estén por encima de lo que todos pensábamos. Con la división estando como está, no es descabellado pensar que puedan estar peleando por los play offs.

Los New York Giants están haciendo una de sus temporadas extrañas. Empezaron perdiendo los dos primeros partidos frente a Cowboys (cuando estaban con el equipo al completo) y Falcons (que están siendo uno de los grandes equipos), pero luego encauzaron el rumbo con victorias ante Redskins y Bills. Cuando un equipo empieza 2-2 está un poco en tierra de nadie, pero viendo ante quién perdieron y ante quién han ganado, creo que los Giants tienen motivos para pensar en grande y, probablemente y por cómo están las cosas ahora mismo, sean los favoritos a llevarse la división. Cuentan con uno de los mejores receptores de la liga en Odell Beckham, la defensa no está a mal nivel y están siendo un equipo más compacto que lo que se auguraba. Además, los Giants ganan la SB cada cuatro años últimamente. Este año les toca.

Si decía que los Redskins estaban siendo la sorpresa positiva de la división, los Philadelphia Eagles están siendo, sin lugar a dudas, la negativa. Tras la reestructuración salvaje de esta off season, que parecía que terminaba de cerrar el plan de Chip Kelly tras varios años de desmontar, la que era, una muy buena plantilla, esta temporada se esperaba que fuera la del golpe en la mesa y que los planes del gurú Kelly se hicieran realidad. Sin embargo, poco o nada está funcionando en los Eagles: el trío de running backs, uno de los mejores de la liga, si no el mejor, con DeMarco Murray a la cabeza, está dejando mucho que desear. Tan solo Sproles está aguantando el tipo. Creo que uno de los problemas con DeMarco es que el gurú está intentando usarlo como corredor exterior, cuando Murray siempre ha marcado las diferencias rompiendo a través de las líneas; como south-north runner. Otro que está cubriéndose de gloria es Sam Bradford, por el que los Eagles tiraron la casa por la ventana. La verdad es que los Eagles están mal. No parece que haya luz al final del túnel aunque este fin de semana estuvieron a punto de llevarse la victoria en Washington. Veremos cómo evolucionan.

NFC North

En la división del frío, o una de las divisiones del frío, las cosas están bastante encarriladas para los Packers. Tras solo 4 jornadas, no parece que vaya a tener ningún problema en lograr la primera posición en una división venida muy abajo esta temporada.

Como decía, los Green Bay Packers, tras cuatro partidos y cuatro victorias, son los claros favoritos a llevarse la división. No creo que pase por la mente de nadie una combinación de eventos que pueda dar al traste con las aspiraciones de los queseros. Antes de comenzar la temporada, la lesión de Nelson parecía que podía poner cierto suspense a la temporada pero, una vez más, Aaron Rodgers ha demostrado que es un quarterback a otro nivel y que le da igual quién esté al otro lado. Además de que el ataque está siendo imparable, la defensa está dando muestras de estar también a un gran nivel. Equipo sólido y sin fisuras; claro candidato a la Super Bowl.

Los Vikings, tras recuperar a su gran estrella tras un año de suspensión, están recuperando sensaciones tanto en ataque como en defensa. Han pasado el mes de septiembre, que siempre es en el que menos conclusiones se pueden sacar (y aquí estoy yo sacando conclusiones), de manera digna con un record equilibrado de 2-2. El equipo ha tenido buenas actuaciones globales, Adrian Peterson parece que está volviendo a ser el que conocemos y Teddy Bridgewater está realizando actuaciones muy interesantes. Mientras los Vikings estén bajo las órdenes de Mike Zimmer descartad la posibilidad de que Bridgewater haga grandes números, ya que a Zimmer le gusta basar su juego en la carrera, pero creo que Teddy ha sabido adaptarse a su rol y lo está realizando a las mil maravillas. Este año no sé si conseguirán llegar al play off, pero están en la senda correcta.

Y a partir de aquí, nos metemos en las cavernas de la liga. En primer lugar los Chicago Bears. El equipo que partía en prácticamente todas las predicciones como el peor equipo de todos, y más si cabe tras la lesión de su primera ronda del draft. Los Bears son un desastre absoluto, han comenzado la temporada llevándose tres palizas e incluso quedándose a 0 en su visita a Seattle. En su defensa se puede decir que los tres partidos fueron contra grandes rivales, pero aun así, las sensaciones han sido nefastas. La única victoria se produjo en la última jornada frente a los Raiders, que tampoco es que sean una de las potencias de la competición. ¿Qué deberían hacer los Bears en esta temporada? Luchar por la primera posición, sin lugar a dudas. Creo que la tienen al alcance de la mano y ya es hora de que salgan de esta espiral destructiva. Necesitan un nuevo quarterback ya. Así que apoyemos todos a los Bears en su lucha por la primera posición del draft 2016. Go Bears!

Para cerrar la división, el único equipo que aún no conoce la victoria en la NFL, dudoso honor que corresponde a los Detroit Lions. Hasta la victoria de la semana pasada de los Bears, veía a estos equipos como aspirantes a quedar 1-15, siendo el 1 sus enfrentamientos directos. Ahora los de Chicago han puesto tierra de por medio y habrá que ver si los Lions son capaces de recortar la distancia. Lo de los Lions es de traca. El bajón de juego y de resultados que están experimentando es muy preocupante. Al igual que ocurre con los Bears, lo único bueno es que las derrotas han venido contra buenos equipos, pero el calendario que queda por delante no es nada halagüeño. Puedo ver perfectamente a los Lions como peor equipo de la liga, aunque la última jornada deja cierto margen para la esperanza ya que caer contra los Seahawks por solo 3 puntos no es mala señal. Aunque seamos serios, a estos ni Megatrón les salva, y lo peor, es la inquietud de si al grandísimo receptor se le está empezando a acabar la gasolina.

NFC West

En el salvaje oeste las cosas se están poniendo más calientes que nunca: los Cardinals están igual de fuertes que en todas las temporadas desde que Bruce Arians se hiciera con el equipo, los Seahawks han empezado la temporada con bastantes más dudas de las que cabía esperar, los Rams están tratando de poner ritmo de Panzer pero en el camino se han dejado un par de derrotas y los 49ers están al principio del calvario que se pensaba que sufrirían este año pero que retrasaron una semana después de un brillante debut.

Los Arizona Cardinals, por lo que se ha visto hasta ahora, parece que son el equipo a batir. Tras aplastar a sus rivales en las tres primeras jornadas por una puntuación combinada de 126-49, los Rams dieron la campanada la semana pasada y les endosaron la primera derrota de la temporada. Pero no os dejéis engañar, en ese partido los Cardinals fueron mejores que los Rams, pero al final, una combinación de eventos hizo que los Rams se impusieran en el estadio de la universidad de Phoenix. En los Cardinals, Carlson Palmer está jugando como si no se hubiera roto la rodilla dos veces en las últimas dos temporadas, Larry Fitzgerald está jugando casi el mejor football de su carrera, CJ2K está haciendo unos números impresionantes y la defensa sigue siendo marca de la casa. Son un equipo serio, con confianza, que sabe a lo que juega y que se lo pasa bien. Estos Cardinals son carne de play off.

Los Seattle Seahawks, mientras mantengan las piezas principales y la estructura de los últimos años, siempre van a estar ahí y no se debería dudar de ellos. Dicho lo cual, algunas sombras planean sobre Seattle: Russell Wilson está haciendo la temporada más floja desde que se hiciera profesional, la adaptación de Jimmy Graham no está siendo tan inmediata como se esperaba, Marshawn Lynch anda tocado y no ha recordado en ningún momento a ese jugador que era capaz de seguir ganando yardas con 4 tíos a la chepa, la defensa sigue pendiente de la resolución del caso Chancellor, que pese haber vuelto al campo, sigue sin cerrarse definitivamente. Los de Seattle empezaron la temporada con dos derrotas, una frente a los Rams y otra en casa de los Packers que, como hemos visto, están intratables. Después el calendario se relajaba recibiendo en casa a Bears y Lions, probablemente, los dos peores equipos de la liga. A los Bears los partieron por la mitad, pero contra los Lions la cosa estuvo en un FG de diferencia y las alarmas han vuelto a sonar. Este fin de semana los Seahawks tienen un partido complicadísimo en Cincinnati, para mí el partido de la jornada. Creo que ese partido puede servir como piedra de toque para los dos equipos, pero los de Carroll llegan con muchísimas más urgencias que los invictos Bengals. Partidazo este domingo.

A los Rams les llevamos esperando todas las temporadas desde que Fisher se hiciera cargo del equipo. Este hombre vive con el halo de haber hecho un equipo competitivo en Tennessee hace años y desde entonces sigue estando en un pedestal, pero creo que el crédito con el que cuenta está al límite. Después de muchas primeras rondas invertidas en la DL, este año han reformado el ataque tras las adquisiciones de Gurley y Foles. Además de eso, Tavon Austin tiene que empezar a asumir el rol de receptor principal del equipo, ya que ha ido dejando destellos de calidad durante sus dos temporadas en la liga. Esta temporada han obtenido valiosísimas victorias frente a Seahawks y Cardinals, pero las derrotas contra Redskins y Steelers han enfriado un poco los ánimos. La defensa ha estado jugando muy bien, pero el ataque ha ido funcionando a ráfagas intermitentes. En algunos momentos parecen imparables y en otros empiezan a acumular 3&outs y parece que no tienen por donde salir. Esta semana visitan a los Packers en lo que parece una derrota clara y después tienen el bye. A la vuelta tienen 4 partidos que pueden definir donde está el equipo: reciben a Browns y 49ers, visitan a Vikings y reciben a Bears. De los 4, el más difícil parece la visita a Minnesota, pero tampoco inalcanzable. Si logran hacer el pleno, el equipo cogerá mucha moral para el tramo final de la temporada y, otra cosa no, pero los Rams llevan un par de años demostrando que le tienen cogida la medida a los equipos de su división.

Los San Francisco 49ers llegaban a esta temporada con muchísimas dudas después de las marchas del mejor running back de la historia de la franquicia, de la mitad de la defensa durante la off season, algunos porque no querían seguir exponiendo su salud y, como no, la de Jim Harbaugh, que después de un par de temporadas de peleas con prensa y vestuario, ha decidido volver a la universidad con un contrato multimillonario. Aunque seguro que le volveremos a ver al máximo nivel en no mucho tiempo. La cosa empezó bien para los mineros después de aplastar a los Vikings en casa con gran actuación de Carlos Hyde. Desde entonces, tres palizones para bajarles a la tierra. Si antes hablaba de que el calendario de los Rams puede ayudarles a llegar en positivo y con optimismo a la fase final de la liga, el calendario de los Niners tiene muy mala pinta y no es descabellado pensar que puedan estar 1-8 dentro de un mes. Dentro de lo malo, esta semana la defensa ha hecho un buen partido frente a los Packers, a los que solo permitieron anotar 17 puntos, por contra, el ataque siguió siendo desastroso y solo pudo anotar 3 puntos. La gran duda de este equipo es Colin Kaepernick. ¿Qué ha pasado con Colin? Cuando debutó hace tres años fue como un torbellino que nos cogió a todos por sorpresa y que no dejó indiferente a nadie. Aún hoy, cuando el tío echa a correr hace que me levante del asiento. Da gusto verle amasar yardas. Pero eso no puede ser una constante sino un recurso puntual. En estos años se esperaba que le enseñaran a estar en el pocket, a analizar el desarrollo de la jugada y ser capaz de ir a por la segunda o tercera opción de pase. Pero eso no ha pasado y ya no es que el jugador no haya evolucionado, es que parece que ha empeorado. Me preocupa, tanto Colin como los Niners. Creo que el equipo sigue teniendo armas suficientes como para pelear por victorias, pero necesitan que ocurra algo ya. Y lo peor, es que en el banquillo está Blaine Gabbert ¡Toma herencia de Jim!

NFC South

La peor división de la liga durante la temporada pasada ha experimentado una resurrección tras la adición de Jameis Winston a los Bucs, la consolidación de los Panthers y el principio fulgurante de los Atlanta Falcons que, no me cansaré de decirlo, han dejado atrás la época del terror de Mike Smith y sus decisiones absurdas. Hasta los Saints parece que han despertado esta última jornada, pero me parece más una cosa puntual que un auténtico cambio de rumbo.

Los Carolina Panthers son el equipo a batir. Como campeones de la división en las dos últimas temporadas y tras arrancar esta 4-0, tienen todo el derecho a ser considerados los grandes favoritos. La defensa sigue siendo igual de buena que en las últimas temporadas, Cam Newton ha dado el paso adelante que se le demandaba desde hacía tiempo y está siendo ese quarterback franquicia que todo equipo con aspiraciones necesita, el ataque en general está funcionando muy bien y la temporada se presenta prometedora. Pese a las buenas sensaciones que están dejando, las 4 victorias han venido contra equipos de poco nivel como Jaguars, Texans, Saints y Bucs. Esta jornada tienen en el bye y cuando vuelvan las cosas empezarán a ponerse interesantes frente a Seahawks, Eagles, Colts y Packers. Ahí es donde tendrán que empezar a demostrar la verdadera medida de este equipo. Aunque viendo la clasificación y el calendario, que nadie descarte que la primera posición de la división se la disputen entre Falcons y Panthers en los enfrentamientos directos que tendrán lugar ya en diciembre.

Los Atlanta Falcons, tras destituir a Mike Smith y hacerse con los servicios Dan Quinn, excoordinador defensivo de los Seahawks, han dado un giro radical, y hasta la OL, que el año pasado era una de las peores, si no la peor de la liga, parece ahora una de las mejores. La protección a Ryan está siendo fantástica y el quarterback no está teniendo problemas para encontrar una y otra vez a su grupo de receptores con el gran Julio Jones a la cabeza. Para seguir metiendo miedo, los Falcons han puesto de running back titular a Devonta Freeman, que en los dos partidos que ha disputado como starter, ante Cowboys y Texans, ha anotado 3 TDs en cada uno. Casi nada. La paliza a los Texans fue tal, que la segunda parte la jugaron con los reservas. La llegada de Quinn también se ha notado en la defensa, que está rindiendo a un nivel muy bueno, consiguiendo big plays de manera regular. Los 5 partidos que quedan por delante antes del bye deberían de poder contarse por victorias. Es muy pretencioso decir a estas alturas que los Falcons vayan a llegar 9-0 a la jornada de descanso, pero viendo a los rivales y cómo están jugando los de Atlanta, que a nadie le sorprenda si ocurre.

Los Tampa Bay Buccaneers, tras ser el peor equipo de la temporada pasada y llevarse a Jameis Winston con la primera elección del draft comenzaban esta temporada con mucha ilusión. Poco les duró la alegría cuando en la primera jornada los Titans, con su también flamante quarterback rookie elegido en la segunda posición, les dieron una paliza para recordar. Desde entonces Winston se ha recompuesto un poco de la derrota y ha estado haciendo cosas muy interesantes. El jugador tiene brazo y no tiene miedo a buscar el pase profundo después de lanzar una intercepción. Esa es buena señal, pero por contra, es un jugador muy propenso a las intercepciones ya que muchas veces se olvida de la posición de los corners o los safeties, pero eso era algo que ya se sabía antes del draft. Que nadie se lleve las manos a la cabeza en Tampa. En cualquier caso, el jugador es un rookie y es normal que cometa errores de ese tipo. De momento el equipo no está dejando grandes sensaciones pese a imponerse en casa de los Saints. Antes del bye tienen que recibir en casa a los Jaguars. Ese partido será importante para dejar a la afición un poco más tranquila después de haber perdido los dos partidos disputados en casa. El equipo no aspira a play off, pero como comentaba en el resumen de la AFC cuando hablaba de los Titans, el objetivo de este año es ir construyendo el equipo y que Winston vaya creciendo como quarterback.

Los New Orleans Saints tomaron un poco de aire la semana pasada tras imponerse en casa a los Cowboys, logrando así romper el 0-3 con el que abrieron la temporada. Brees ha empezado el año tocado y en la línea del año pasado cuando ya empezó a estar lejos del gran Brees que estuvo rompiendo todos los registros de pase de la liga durante varias temporadas seguidas. El único que está a un gran nivel es Ingram, que está empezando a romper el orden habitual que ha estado usando Payton de utilizar un grupo de backs, y está empezando a acaparar todos los balones. Aunque eso puede cambiar ahora que Spiller parece que ha salido de la lesión que le tuvo limitado las primeras jornadas. La adición del exback de los Bills debe ser importante para los Saints. No obstante la defensa no está tampoco a buen nivel. Creo que a Rob Ryan se le está agotando todo el crédito que tiene. Este es otro entrenador que creo que está sobrevalorado. En los Cowboys nunca tuvo defensas muy impresionantes y pocas veces consiguió estar en un equipo con record positivo. Su sistema de blitz continuo sorprendió a la liga en su primera temporada en los Saints, pero la fórmula está agotada y mucho me temo que el bueno de Rob estará el año que viene mirando la liga desde su casa. En cualquier caso, estos Saints, por mucho que mejoren, no están al nivel de los Panthers y los Falcons, y aunque consigan estarlo, están a una distancia de tres partidos de los dos equipos. Apenas ha comenzado la liga y casi parece que los Saints tengan que empezar a pensar en la próxima temporada.

Y para acabar, el power ranknig:

1.- Green Bay Packers
2.- Atlanta Falcons
3.- Arizona Cardinals
4.- New York Giants
5.- Carolina Panthers
6.- Seattle Seahawks

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *