2.- DURACIÓN DE UN PARTIDO

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0

Captura de pantalla 2015-02-04 a las 23.09.19

Un partido está dividido en cuatro cuartos de quince minutos cada uno. Las pausas después del primer y tercer cuarto son cortas. Poco más largas que un tiempo muerto. El descanso largo del encuentro tiene lugar después del segundo cuarto.

El tiempo de juego no es como en el fútbol europeo, que no se para nunca. Aquí hay muchas circunstancias de juego en las que se detiene. Los equipos utilizan esas circunstancias para poder jugar con el reloj a su favor, haciendo que vaya más rápido cuando van ganando o deteniéndolo cuando van perdiendo y necesitan remontar.

Salvo excepciones a las normas, que hay unas cuantas, el tiempo de partido se detiene en las siguientes circunstancias:

– cuando un pase es incompleto

– cuando hay una anotación (los puntos extra o intentos de dos puntos se hacen siempre con el tiempo parado, son jugadas ajenas al ritmo del partido)

– en los minutos finales de cada parte si el jugador que tiene la posesión del balón sale fuera de banda

– cuando se pide un tiempo muerto

– cuando tienen que entrar las asistencias. No obstante, cuando el jugador es retirado del campo el tiempo vuelve a correr, si debía estar corriendo.

Captura de pantalla 2015-02-04 a las 23.22.31

– durante el two minutes warning. Es un tiempo muerto obligado por motivos de televisión. Hay dos en el partido. Dos minutos antes del descanso y dos minutos antes del final del partido. No consumen tiempo muerto de ninguno de los dos equipos.

Vistas todas estas circunstancias para que se detenga el juego. Parece clara la cosa ¿no?, ¿cuándo NO se detiene el reloj? Cuando el jugador que lleva el balón, quarterback, tight end, receptor o running back, es derribado. En ese caso el reloj sigue avanzando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *