7.- Franchise y transition tag

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

Podría haber incluído este apartado en terminología, pero me ha parecido más interesante asignarle un capítulo único porque es más sencillo si lo extendemos un poco. Como bien dice en el título, vamos a hablar del franchise y del transition tag, que son dos herramientas muy interesantes que tienen disponibles los equipos de cara a la agencia libre, para proteger a una de sus estrellas de poder llegar a negociar con otro equipo. Solo tienen una opción de tag cada temporada.

Vamos a ver un poco las definiciones:

Agente libre: jugador que ha cumplido su contrato de X años.

Franchise tag: es una forma de blindar a uno de tus agentes libres y evitar que llegue al mercado sin tener que hacerle una gran oferta de renovación. Se suele utilizar para blindar a una gran estrella de tu equipo sin tener que hacerle una macro oferta que te deje sin margen económico para poder reforzar el equipo durante la agencia libre.

Al aplicar la franchise tag sobre un jugador, se le firma automáticamente un contrato por un salario que debe ser el valor más alto de: el salario medio de los 5 jugadores mejor pagados en la posición, o el 120% del sueldo que cobrara ese mismo jugador en la temporada anterior. Lo normal es que sea el salario medio de los cinco jugadores mejor pagados.
Esto da a entender que no es lo mismo aplicar el tag a un kicker que a un quarterback.

Hay dos tipos de franchise tag: exclusive y non-exclusive.

Un jugador al que se le coloca la exclusive franchise tag, recibe automáticamente la oferta de renovación de una única temporada por el montante correspondiente, según se indicaba antes, y NO puede negociar de ningún modo con otro equipo. Básicamente el jugador es un pedazo de carne y se ve forzado a quedarse en el equipo. Salvo que le hagan pruebas físicas y esté hecho un poema o se quiera retirar o algo así.

En caso del non-exclusive, el equipo le ofrece un contrato de renovación de una temporada y el mismo montante que en el caso del exclusive franchise tag, pero el jugador tiene derecho a negociar con otros equipos. Ahora bien, si el jugador firma con otro equipo, el equipo que le ha aplicado la non-exclusive franchise tag, tiene derecho a ofrecerle la misma cantidad de dinero que le hubiera ofrecido el otro equipo, en cuyo caso el jugador seguiría en su equipo. Ahora bien, si el equipo original no iguala la oferta o no quiere igualarla, el jugador se va del equipo y el equipo que contrata debe cederle dos primera rondas del draft al equipo original.

Para que quede un poco claro: supongamos que los Cowboys le ponen un non-exclusive franchise tag a Dez Bryant, que en Marzo de 2015 es agente libre. Todavía no está confirmado (escribo esto a 17 de febrero de 2015), pero se espera que el salario de tag para los receptores sea de unos 12.8 millones de dólares. Así pues, Dez Bryant se encuentra con una oferta de los Cowboys por 12.8 millones. Si fuera exclusive, tendría que firmar y punto pelota. Pero como es non-exclusive, el 88 de los de Dallas tiene derecho a hablar con cualquier equipo. Supongamos que llegan los Titans (sí, como Teruel, también existen) y le ofrecen 20 millones al año. A Dez el contrato le interesa y firma. Ahora la pelota está en el tejado de los Cowboys: si quieren retener a Bryant, tienen que igualar la oferta de los Titans. No hace falta que superen la oferta ni que estén pendientes de si a Dez le gusta o no. Siempre que igualen, los derechos seguirán siendo de los Cowboys.

Si los Cowboys no quieren al jugador o no están dispuestos a igualar la oferta de los Titans, Dez Bryant se iría al equipo de Tennessee, y los Cowboys ganarían dos primeras rondas de draft a cuenta de los Titans. Viendo los salarios que se mueven en estos contratos, y las penalizaciones que tienen que pagar los equipos en estos casos, parece evidente que estos blindajes solo se utilizarán con las grandes estrellas de los equipos.

Es muy probable que a estas alturas os esté asaltando una duda de manera imperiosa (una o varias). Pero la más evidente es: ¿pueden los equipos aplicar el tag a un mismo jugador año a año y así evitar hacerle el supercontrato? La respuesta es no. De hecho, no está bien visto que te franquicien. Si eres Drew Brees, acabas contrato, estás en la cima de tu carrera y tu equipo no te ofrece una renovación de 5 ó 6 años y 100 millones, te agarras un cabreo de narices. Y no quieres a tu estrella echando humo.

Lo que ocurre en la práctica, es que el tag se aplica para tener margen de negociación durante la agencia libre, que comienza después de que se acabe el plazo de utilizar los tags, y después, en algún momento dado de la temporada, se le ofrece al jugador el gran contrato cuando ya se haya hecho una buena reestructuración económica de la plantilla. Si no se hace así, y el jugador llega con el tag al final del año, ya no hay nada que le retenga en el equipo, y puede irse tranquilamente por la puerta que seguro que ofertas no le faltan.

Transition tag: a modo de resumen, es prácticamente igual que el non-exclusive franchise tag, con la diferencia de que si el jugador firma con otro equipo, no hay penalización de rondas del draft. Tiene algún pequeño matiz más, pero tampoco creo que sea muy importante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *