¿Qué trama Bill?

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by Keith Allison
Photo CC by Keith Allison

Serio, silencioso, impertérrito, calculador, profesional, insensible … son algunos de los adjetivos que podríamos utilizar para describir a Bill Belichick, el entrenador de los Patriots durante los últimos catorce años, durante los cuáles, ha llevado a su equipo a la friolera de 11 títulos de división, 8 finales de conferencia, 5 Super Bowls y 3 títulos. Casi nada. Todas estas temporadas, salvo dos puntuales, tienen un denominador común, Belichick en la banda  y Tom Brady al frente del ataque. La dupla insustituible e invencible, pero que tras el draft de esta temporada ya no me atrevería a calificar de indivisible.

Belichick y Brady son, por mucha diferencia, el dúo entrenador-quarterback que más victorias ha conseguido en la historia de la competición, al menos desde que la liga americana se fusionara con la nacional. Juntos llevan 149 victorias. Los siguientes en la lista son Shula y Marino con 116. Todo un mundo de diferencia. Los triunfos de uno no se pueden entender sin el otro. ¿Brady es capaz de ganar sin Belichick? ¿y viceversa? Por supuesto, de eso no hay duda, pero a estas alturas no se puede negar que existe una química especial entre ellos.

Photo CC by  Mark Sardella
Photo CC by Mark Sardella

Brady, que en agosto cumple 37 años, tiene contrato con los Patriots hasta 2018, lo que supone que el jugador seguirá en el equipo hasta los 40. Su objetivo es ganar una última Super Bowl. Lógicamente ese es el objetivo de la gran mayoría de los jugadores, pero para Brady debe estar convirtiéndose en una obsesión. Después de haber perdido las dos últimas jugadas, y especialmente la de la temporada imperfecta. Tom tiene una espina clavada que necesita eliminar y está dispuesto a hacer ciertas concesiones con tal de contar las herramientas necesarias para conseguirlo.

La temporada pasada se bajó el sueldo para dejar margen para que su objetivo y amigo favorito siguiera en el equipo. Al final Welker se lo pensó mejor y dejó a Brady compuesto y sin receptor. Esta temporada han llegado refuerzos importantes para la defensa y los Patriots van a volver a estar arriba en las apuestas. Ahora bien, la última maniobra del draft llama la atención. No voy a decir que haga saltar las alarmas ni que si la temporada no empieza bien, Belichick siente a Tom. Pero es la primera vez desde que Bill está al frente del equipo, que los Patriots eligen un quarterback antes de la tercera ronda.

Photo CC by  Fire Twink
Photo CC by Fire Twink

El elegido ha sido Jimmy Garoppolo. Jugador salido de la universidad de Eastern Illinois, y que aparentemente, se acaba de ganar la primera posición en la línea de sucesión al puesto de quarterback del equipo de Nueva Inglaterra. Lo que todos los expertos dicen de él, es que es el pistolero más rápido del draft. Es capaz de analizar la jugada a gran velocidad y de lanzar el balón con la misma velocidad y gran precisión. Dicho lo cual, y sabiendo las carencias que siguen teniendo los Patriots, resulta curioso que Belichick haya decidido gastar toda una elección de segunda ronda en un quarterback, cuando se supone que todos sus esfuerzos deberían enfocarse en que Tom Brady tenga las herramientas necesarias para poder seguir intentando volver a levantar el Lombardi. Los Patriots a estas alturas deberían estar haciendo como los Broncos. Tienen un quarterback de garantías. Un futuro hall of famer. Deben que aprovechar los pocos años que les quedan a buen nivel para intentar aspirar al título. No existe el mañana, solo el hoy.

Y en esas está pensando la gente, cuando Belichick decide comenzar a pensar en el mañana. Y eso teniendo un quarterback suplente desde hace 3 años, Ryan Mallett, elección de tercera ronda, que se supone que está siendo formado para tomar el relevo de Brady.

Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

¿Y el susodicho que opina de esto? Belichick, como siempre, no ha dicho mucho. Simplemente que en la posición de quarterback siempre hay que estar preparado y no quedarse descolgado. En ese punto estoy totalmente de acuerdo. No es buena política coger a un quarterback recién salido del draft y darle las riendas de toda la organización. No digo que haya veces que no salga bien. Ahí están los Manning, Luck o Wilson, pero es muy complicado. Es mejor política tener al jugador formándose unos años, para luego ir cediéndole los poderes de manera progresiva.

¿Bill piensa cargarse a Brady? Si hay una cosa que no se puede saber, es lo que piensa Bill. Yo diría que no. A corto plazo no creo que el puesto de Brady peligre para, al menos, las dos próximas temporadas. Parece que el que sí peligra con la llegada de Garoppolo es Mallett, que si ya se hablaba de que podría irse a los Texans, los rumores se han disparado desde la adquisición del tercer quarterback. Y más teniendo en cuenta que Bill solo suele quedarse con 2 quarterbacks en el roster.

Photo CC by David Shankbone
Photo CC by David Shankbone

Por otro lado, Bill ha demostrado a lo largo de los años, así como los Patriots, que este deporte es un negocio y que cuantos menos sentimientos se tengan mejor. Este año se ha atisbado un destello de que en los Patriots hay alma, allá en la caverna más profunda de Foxborough. Cuando parecía que Vince Wilfork iba a abandonar el equipo por no querer aceptar la renovación a la baja que le pusieron delante, una chispa de humanidad brotó del corazón de Belichick y decidieron alcanzar un acuerdo para que el bueno de Vince pudiera seguir en el equipo.

Quiero creer que Brady está considerado por encima de esos problemas, y que le dejaran irse cuando él quiera. Yo entiendo que en el fondo es un negocio y que las personas nos hacemos mayores y que la vida profesional de un jugador no es muy larga. Y eso que no son muchos los jugadores que siguen en activo más allá de los 35 años. Pero creo que Brady se ha ganado el derecho de elegir cuando acabar su carrera.

Photo CC by  Keith Allison
Photo CC by Keith Allison

Esto es un poco hablar por hablar. Lo que yo realmente creo es que Bill ha debido creer que era el momento de elegir a un quarterback que pueda suplir a Tom en un futuro. Si estás buscando ya al sustituto del quarterback, no puedes ir a por un quinta ronda, lo de Brady es una vez en la vida, tienes que ir a por un jugador bueno y aparentemente Garoppolo lo es. Está lejos de ser un titular inmediato, pero con trabajo lo conseguirá. Me parece que lo que han buscado ha sido deshacerse de Mallett. En los tres años ha lanzado 4 pases, de los que ha completado solo 1 para 17 yardas, y ha lanzado una intercepción. Resumiendo, es una completa incógnita.

El asunto peliagudo, es que podrían haber aprovechado esa segunda ronda para reforzar la posición de tight end, que ahora mismo está muy en el aire con Gronk lesionado, otra vez, y con Hernández fuera del equipo. Eso es lo llamativo del asunto; han decidido apostar por la renovación de manera muy clara. Esa segunda ronda habría sido una gran posición para draftear a alguno de los tight ends que había disponibles.

En cualquier caso, habrá que ver que tiene Bill en mente, que como siempre, toma decisiones que pese a que puedan no ser compartidas o entendidas, siempre tienen un objetivo claro: lo mejor para el equipo.

3 thoughts on “¿Qué trama Bill?”

  1. Para mí Belichick es un genio, si ha cogido a un QB en una ronda alta… es por algo, seguro que ha visto al futuro sucesor de Brady, por características del jugador y/o del sistema. También es posible que Mallett no convence a Bill, esto es lo que pasa cuando escoges a gente del draft, no siempre es lo que te esperas.

  2. Desde luego de Bill no se puede dudar nada. Para mi es el mejor entrenador de la liga. Yo creo que la elección de este quarterback tiene más que ver con Mallett que con Brady. Por un lado yo creo que no debe ver muy clara la evolución del jugador en los tres años que lleva en el equipo. También es normal teniendo en cuenta que solo ha jugado los minutos de la basura. Pero también tiene que ver con que esta es la última temporada de contrato de Mallett, y me da que los Patriots no están dispuestos ha pagarle un dineral a un backup que no ha demostrado nada, cuando pueden coger a un quarterback nuevo que se siga formando, y con el que no tengan problemas salariales durante los próximos cuatro años.

  3. Si es que todo se reduce siempre en lo mismo… en el dinero. Lo que dices tiene mucha lógica, no sé si en la NFL pasa lo mismo que en la NBA, que conforme el jugador vaya haciéndose veterano tiene una cuota mínima y una máxima aumentando de manera proporcional según la cantidad de años que lleve en la liga. Y claro un contrato de rookie, no es lo mismo que un contrato de segundo año, por lo general suele duplicarse el salario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *