Resumen ronda divisional

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  Jeffrey Beall
Photo CC by Jeffrey Beall

¡Hola a todos! Esta vez vamos a ver qué nos ha deparado el que, históricamente, es el mejor fin de semana de football de la temporada: la ronda Divisional. Como la semana pasada no hice resumen de la Wild Card, haré algún comentario relacionado con esa jornada.

Antes de empezar, quiero decir que estoy muy contento con los resultados que se han dado estos dos fines de semana. Sé que lo que voy a decir es opinión fácil y que no es tan así, ya que tendríamos que ir al detalle de los partidos de Wild Card y División, pero me gusta la tendencia de ambas rondas. En primer lugar, en la ronda Divisional ganaron todos los equipos visitantes. Esto denota que el sistema de que tiene que ir, sí o sí, el primero de división a los playoffs puede ser injusto y dañino para el espectáculo. Sé que esto es parte de un debate mayor que está fuera del alcance de esta entrada, aunque me la apunto para la offseason, pero estos resultados creo que no hacen sino avivar la llama y deberían de servir para que Roger Goodell se pensara un poco más la idea que tiene de ampliar el número de equipos en los playoffs.

Los resultados de este fin de semana me han dejado encantado de la vida (lo siento por los aficionados de los equipos que hayan perdido), porque se ha cumplido lo que tenía que ocurrir a tenor de lo que ha sido la temporada de unos y otros. ¿Los Steelers candidatos a Super Bowl? ¡Por favor! (Esto es lo que os digo que es un poco ventajista jejeje) Ninguno de los 4 equipos que ha caído se merecía entrar en las finales de conferencia. Creo que habría sido un desastre y una mentira, ya que los Packers han estado fatal, el principio de temporada de los Seahawks ha sido lamentable, los Steelers, más allá de Bryant y Brown, no han existido en ataque (vale que les faltaba gente en este partido, pero Big Ben estuvo de pena), que no os engañen los números, que la mayoría de yardas fueron after catch y los Chiefs, creo que han hecho una temporada muy buena, pero los Patriots son mejor equipo. En definitiva, han ganado los 4 mejores equipos de la temporada con diferencia. Siendo honestos, esa lista de 4 realmente debería de ser de 5 y los Bengals deberían de haber estado ahí, pero las cosas no les salieron todo lo bien que hubieran querido durante la Wild Card.

Dicho todo esto, ninguno de los partidos se resolvió por más de una anotación. Veamos que ocurrió en cada uno de los partidos:

Kansas City Chiefs 20 – 27 New England Patriots

Cómoda victoria de los Patriots frente a unos Chiefs que, pese a no hacer un mal partido, solo pudieron aspirar a maquillar el marcador en los últimos minutos. El ataque de los de New England volvió a contar con el trío estrella de receptores tras las vueltas de Edelman y Amendola. Tom Brady jugó a un nivel tremendo. Lo de este hombre es increible, creo que este año ha seguido mejorando en algunas facetas del juego. Su juego de pies fue fantástico y la precisión de pase fue quirúrgica durante todo el encuentro. Ya no lanza las bombas aquellas de hace 5 años, pero madre mía que jugador.

Un aspecto negativo del ataque de los Patriots es que el juego de carrera es inexistente. Es cierto que McDaniels y Brady han demostrado, una y otra vez, que son capaces de encontrar soluciones jugando solo a pase, pero tiene pinta de que ese va a ser el camino de aquí hasta el final, y las defensas que hay por delante son las mejores de la liga (aunque no es menos cierto que la de los Chiefs ha sido la mejor de la liga a partir de mitad de temporada). Pero con los Patriots siempre ocurre lo mismo, que dan confianza. Sabes que van a salir a darlo todo y, de una forma u otra, serán capaces de encontrar el camino a la end zone.

En los Chiefs, Álex Smith hizo un buen partido. Tanto en pase como escapando de la presión en carrera. Quizá lo que les faltó fue un poco más de colaboración de los running backs y haber hecho algún drop menos. Por otro lado, la defensa no estuvo bien. La ausencia de Houston se notó y Dontari Poe estuvo muy bien marcado durante todo el partido por la OL de los Patriots a la que volvió Volmer, lo que supuso que Tom estuviera más tranquilo que en las últimas jornadas de la temporada regular.

Otro punto flaco de los Chiefs fue la gestión del tiempo, que fue calamitosa al final del partido. Ayer escuché un par de estadísticas sobre los de Kansas, que decían que, esta temporada, los Chiefs han sido incapaces de anotar puntos en un drive de menos de dos minutos. Y la otra, que el último drive, ese en el que los equipos van a remontar a tumba abierta, había sido el más lento de los últimos 30 años o algo así. De escándalo. Puede que los Chiefs sean el equipo “control” por antonomasia. Me encantan esos equipos con buenas defensas que cuando recuperan el balón te hacen un drive de más de 7 minutos. Así una y otra vez. ¡Genial! Pero el football es un deporte en el que dos equipos juegan tácticamente maniatados durante 3 cuartos y medio y que en el último medio cuarto se vuelven locos y anotan todo lo que no han podido durante el resto de partido. Creo que a los Chiefs les falta saber bregarse en esa fase demencial. Eso y la eficiencia en “situational football” es lo que marcó el partido.

Green Bay Packers 20 – 26 Arizona Cardinals

El segundo partido del sábado fue, probablemente, el mejor partido en lo que va de temporada. Los Arizona Cardinals tenían ante sí el reto de vencer a unos Green Bay Packers que venían de mostrar su mejor cara durante la Wild Card en Washington. Carson Palmer llegaba con la presión de poder lograr su primera victoria de playoffs y de romper la estadística que decía que era el tercer quarterback con más partidos disputados en temporada regular y sin victorias en enero. Creo que esa presión se notó y Palmer cometió un par de fallos gravísimos en la red zone que terminaron en intercepciones e incluso una tercera que, de algún modo, terminó en las manos de Floyd para TD.Pero yendo un poco más al partido en sí. Los Cardinals comenzaron bien y anotaron un TD en el primer cuarto gracias a un pase genial de Palmer a la esquina de la end zone, donde apareció Floyd para empezar a encarrilar el partido.

El segundo y tercer cuarto fueron territorio Green Bay. Rodgers se enchufó y entre Crosby y él, y las intercepciones ya comentadas de Palmer, los Packers se pusieron arriba en el marcador. En ese momento, la pinta del partido era que los Packers acabarían imponiéndose, pero entonces apareció el gran Larry Fitzgerald para volver a meter a su equipo de lleno en el partido. Ya en el último cuarto, los Cards consiguieron ponerse arriba gracias a un drive de más de 7 minutos y en el que, una vez más, Carson Palmer se la jugó de mala manera en la Red Zone, pero afortunadamente para él, el balón salió rebotado y cayó en las manos de Floyd. Un FG posterior dejaba la diferencia en +7 para los Cardinals. El balón volvió a territorio Rodgers a falta de menos de 2 minutos. ¿Adivináis qué pasó? Pues que a falta de 5 segundos, desde más allá de medio campo, Bruce Arians planteó un blitz para presionar a Rodgers, pero el amigo se zafó como pudo y se cascó un Hail Mary de libro. Partido empatado y a la prórroga.

La prórroga comenzó con polémica desde el sorteo de la moneda, ya que los Packers se quejaron de que no había girado en el aire lo suficiente (también se quejaron porque la moneda cayó del lado de los Cards, todo sea dicho). El árbitro estuvo de acuerdo y volvió a lanzar la moneda con la rotación apropiada y, de nuevo, cayó del lado de los locales. Durante esa prórroga, Palmer, sabiamente, buscó a Fitzgerald (o más bien encontró, porque casi se come dos sacks en ese primer snap). El caso es que el 11 de los Cards cogió el balón y se recorrió más de 70 yardas dejando a casi todo el equipo detrás. Los Cardinals, sabiendo como había ido el partido en la red zone, decidieron ir a carrera en ese punto. Tras 3 carreras, fue el propio Fitzgerald el que finiquitó el partido y metió a los suyos en la final de conferencia una vez más.

Durante la rueda de prensa saldrían Rodgers y Matthews a quejarse del sorteo de la moneda uno, y del sistema de desempate en sí mismo, el otro. Hombre, puede que no sea lo más justo del mundo, pero las 75 yardas de Fitzgerald deben de rascar bastante, amigo. Como decía al principio, creo que por la trayectoria de uno y otro, el resultado es totalmente justo y me alegro de que fuera así. Dicho lo cual, obviamente, un partido hay que jugarlo y demostrar que eres el mejor donde corresponde.

Seattle Seahawks 24 – 31 Carolina Panthers

El partido de las dos mitades totalmente distintas: la primera para los Panthers y la segunda para los Seahawks. Y menos mal que el partido no duró un minuto o dos más que igual la cosa habría estado divertida. Los de Carolina lograron la victoria y la clasificación para la final de conferencia; hecho que no ocurría desde 2005. Por el otro lado, es la primera vez desde 2012 que los Seahawks no estarán en la cita.

Después de que los Seahawks se clasificaran de milagro la semana pasada en Minnesota, llegaban a este partido con la sensación de que seguían siendo los de siempre. Hasta tenían ese punto de suerte. Es cierto que en la Wild Card no jugaron nada bien, aunque también hay que tener en cuenta que el partido fue el tercero más frío de la historia de la NFL. Eso se tiene que notar de algún modo. Este partido empezó de la peor forma posible para los de Seattle y de la mejor, obviamente, para los Panthers. Primera jugada: carrera de más de 70 yardas. Un par de carreras después TD cuando apenas se llevaban 2 minutos de partido. En la primera posesión de Seattle, un muy presionado Russell Wilson hizo su típico rollo de soltar la bola cuando va a ser placado, pero, esta vez, se fue a las manos de Kuechly, que puso el marcador en 14-0 cuando no se llevaban ni 4 minutos de partido.

Russell Wilson, el genial escapista al que es casi imposible hacerle un sack, se encontró con la horma de su zapato en este partido, y es que la costumbre que tiene de evitar los sacks deshaciéndose del balón supuso 2 intercepciones dolorosísimas. Como he comentado, en la primera parte los Panthers pasaron como una apisonadora por encima de los Seahawks. Casi daba pena verlo. Había que frotarse los ojos. El ataque era imparable y la defensa estaba masacrando completamente la OL de Seattle. La diferencia en las líneas fue lo que marcó la diferencia. Si no habéis visto el partido, en serio, fijaos en el dominio de los Panthers en esa primera parte. Al descanso se llegó 31-0 y con la sensación de partido sentenciado; al menos sobre el papel. La máxima diferencia remontada jamás en la liga fueron los 32 puntos que levantaron los Bills frente a los Oilers a principios de los 90. Más allá de eso, la sensación general era que nadie sería capaz de apartar a estos Panthers de la SB. Ahora bien, llegó la segunda parte.

Los Seahawks recibieron la patada. La OL mejoró, dio más tiempo a Russell Wilson, que comenzó a conectar pases con Baldwin, Locket y Kearse, y anotaron el primer TD en un momento. En esa segunda parte el ataque de los Panthers pasó totalmente inadvertido. No funcionaba nada. Sinceramente no sé qué ocurrío. Está claro que los Seahawks iban a ir a muerte y que anotarían puntos porque en esas situaciones son muy buenos, pero yo esperaba que los Panthers, anotaran, al menos, un par de FG. Pero el modo amarrategui y miedito extremo se les metió en el cuerpo y no había forma de que funcionara nada. Como decía, si el partido llega a durar un par de minutos más, los Seahawks se los comen vivos. Lo único que consiguieron hacer durante esos dos últimos cuartos fue un drive que no llevó a nada, en el que consiguieron varios primeros downs y en el que pudieron arañar más de 4 minutos. Eso es lo que les salvó. Eso y que no regalaron ningún balón. Eso fue más que suficiente.

Está claro que este partido no es real. Fue como fue, no hay que darle más vueltas y los Panthers son justos finalistas; pero siempre nos quedará la duda de qué habría ocurrido en caso de que el partido se hubiera desarrollado por los cauces de lo que es un partido más normal (alternancia de anotaciones y cosas así). Probablemente habrían seguido ganando los de Carolina, pero la sensación final que deja el equipo, de miedo; de “nos hemos librado por los pelos”, es totalmente contraria a la de los Cardinals, que llegan sabiendo que pueden con todo. Va a estar interesante esa final.

Pittsburgh Steelers 16 – 23 Denver Broncos

Para cerrar la jornada, los Steelers visitaban a los Broncos. El equipo de Pittsburgh, al que muchos expertos daban como uno de los favoritos para llegar a la SB, se enfrentaba a unos Broncos con muchas dudas en el ataque. Es verdad que los Steelers tienen grandísimos jugadores y que llegaban a este partido con bajas muy importantes, pero no creo que el equipo pudiera haber llegado ni siquiera a la SB. Creo que bastante lejos han llegado. Por parte de los Broncos, se notó que Peyton no está bien. El ataque rara vez consiguió funcionar y no fue hasta que Kubiak apostó claramente por la carrera, que el equipo dio otra sensación.

En general creo que el partido no fue muy bueno. De hecho me daba un poco de cosa ver a los dos ataques tan superados por las defensas. Considero que es más demérito de los ataques pese a que estamos hablando de dos grandes grupos defensivos. Los dos quarterbacks estuvieron mal. Big Ben hizo mejores números pero por mérito de los receptores corriendo con el balón. No puso ningún balón especialmente llamativo. En cuanto a los Broncos, ver a Peyton era un suplicio. Daba la sensación que a poco que un equipo consiguiera ponerse 7 puntos arriba, el partido estaba finiquitado.

El duelo se rompió definitivamente hacia el final, cuando los Broncos decidieron apostar definitivamente por la carrera y lograron cruzarse todo el campo para anotar el TD. Y menos mal. La sensación que tenía viendo este partido

ra que daba igual lo que pasara, ninguno de estos es mejor que los Patriots ahora mismo. A un partido, y en casa, está claro que todo puede pasar, pero mucho han de mejorar los Broncos en ataque si quieren tener posibilidades ante los de New England. Aunque también es verdad que ya les han vencido una vez en esta temporada.

Y ahora ¿qué?

De cara a las finales de conferencia, me parece que los Patriots deberían de imponerse a los Broncos. El ataque es mucho mejor y si bien la defensa de los de Denver es mucho mejor, creo que los Pats encontrarán la forma de hacerles daño. En la otra final lo veo muy abierto. A priori deberían de ganar los Panthers: tienen el mejor récord de la temporada y juegan en casa. Pero lo Cardinals no son mancos, han hecho también una gran temporada y creo que Palmer se ha quitado la presión que tenía antes de la ronda divisional.

De cara a la Super Bowl, y visto lo visto en esta jornada, creo que los dos equipos de la NFC son mejores que los de la AFC, por lo que les daría como favoritos. Creo que si el equipo de la Americana son los Patriots, pueden tener opciones, porque es un equipo que está demasiado bien entrenado y tiene una capacidad de adaptación fuera de lo normal. Creo que si son los Broncos lo van a tener mucho más complicado. En cualquier caso, a un partido todo puede pasar. Y en este grupo de 4 cualquiera puede ganar a cualquiera. Lo que es seguro es: ¡Que nos lo vamos a pasar genial!

One thought on “Resumen ronda divisional”

  1. Gracias por la crónica Javi!

    Los Chiefs cuando vieron que con blitzs no podían parar a Brady (obvious) se vio que lo tendrían muy complicado ya que no podían hacer buena presión con sólo 4 hombres, ya sea por la baja de Houston o por el release rápido de Brady; si a eso le sumas que tu playmaker Maclin estaba pero no estaba por la lesión de las wildcard …. pues merienda de los Pats.
    Aún así si en el tercer cuarto, sin ese fumble podría haber estado interesante.

    Arizona tuvo suerte, y eso que los Packers jugaron con sus WR cuarto o quinto y con el juego de carrera muy dañado por la baja forma de Lacy. Palmer y Cardinals en general estaban muy nerviosos y aunque ambos tenían ataques bastante erráticos vi con mejores sensaciones a Rodgers y su equipo.
    Menos mal el TD de rebote y ese jugón de Fitzgerald.

    Phanters no tuvo historia más que la que quisieron ellos al relajarse, y al final les pudo costar un susto pero esa flor en el culo de Carroll no puede dar más de sí.

    Y para el final el partido de los cojos, mancos y lesionados. Con lo mal que llegaban los Steleers y casi dan la sorpresa; muy mal se tiene que dar la cosa para no ver a los Pats en la final.

    Ojalá Arizona ahora que ha pasado el trago de ganar en los playoffs pueda tranquilizarse y jugar como ha demostrado en la season, sería un encuentro muy interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *