The last before the storm

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook4Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  NFLfan18
Photo CC by NFLfan18

Esta semana se revelaban las diez primeras posiciones del top 100 de la NFL, que como todos sabéis, tiene la particularidad de que es elegido exclusivamente por los jugadores, lo que hace, desde mi punto de vista, que tenga un valor muy superior a la clasificación que puedan hacer aficionados o periodistas. Un jugador sabe mucho mejor que un espectador, quién es el que realmente está marcando las diferencias en cada partido.

Los 10 mejores estaba claro quienes iban a ser, teniendo en cuenta que ya se conocían las posiciones 100 a 11, no había margen para la sorpresa en ese apartado, ahí estaban los Rodgers, Brady, Manning, Megatrón, etc etc. La única duda que había, a priori, era el orden y, especialmente, quienes completarían el podio que seguro encabezaría Aaron Rodgers. ¿Por qué seguro? Bueno, pues por el simple hecho de que de las cuatro ediciones anteriores, salvo en el top 100 de 2013 en el que AP fue considerado como el mejor, en el resto siempre había ganado un QB. Para añadir galones al asunto, Rodgers había ganado el MVP de la temporada, aunque paradójicamente, no ganó el de mejor jugador ofensivo. Galardón que fue para el ex running back de los Dallas Cowboys: DeMarco Murray.

Pues mira tú por donde, que los jugadores tenían una idea muy diferente este año. Bueno, muy diferente tampoco, que Rodgers quedó segundo en la votación por delante de Tom Brady, que es el único jugador que en las 5 ediciones que tiene la lista, nunca ha estado por debajo de la cuarta posición. Pero la gran sorpresa, es que el mejor jugador, según sus compañeros de profesión y de guascas, es el coloso de los Houston Texans: JJ Watt.

El Defensive End, que en las 4 temporadas que lleva en la liga ha ganado dos veces el trofeo a mejor defensor y es el único jugador de la historia que es capaz de hacer dos temporadas con más de 20 sacks (al menos oficiales, siempre estarán los datos no oficiales de Deacon Jones), se convierte de este modo, no solo en el primer jugador defensivo que se alza con el título de mejor jugador de la liga, sino en el primero que queda en el top 3. Recordemos que Ray Lewis había sido el que más alto había estado posicionado, al ser cuarto en 2011.

Photo CC by  Karen
Photo CC by Karen

¿Es justo que en una liga netamente ofensiva y de pase, el mejor jugador de la liga sea un defensor? Chico, JJ Watt es un tipo de otra galaxia. Sinceramente no creo que haya ningún jugador que sea tan bueno en su “posición” como lo es Watt. Pongo posición entre comillas porque yo ya no sé ni de qué juega este hombre. Para empezar es él el que elige en qué zona de la línea defensiva se pone. Le dejan analizar la jugada de ataque y que haga su magia destructiva constantemente. Es una máquina de hacer sacks, bloquea pases, fuerza fumbles, hace intercepciones, anota touchdowns defensivos, fuerza safeties y, este año, hasta ha sido utilizado en ataque anotando touchdowns.

Yo estoy muy de acuerdo en que sea el número 1 de la liga. Además, me parece que el galardón de MVP de este año ha sido justo y hace honor a su nombre, ¿por qué? Bueno, el MVP se entrega al jugador más valioso de la liga, cosa que no es sinónimo de ser el mejor. Obviamente están muy relacionados, pero el football es un deporte muy particular, en el que pese a que la contribución de TODOS los jugadores es igual de importante, la posición de quarterback es excepcionalmente crítica por cómo está definida. Es por ello, que es muy difícil que un jugador que no sea un quarterback, se pueda llevar el MVP. Sinceramente creo que Rodgers gana partidos y Watt no. Bueno, quizá eso es un poco categórico, digamos que Rodgers gana más partidos que Watt. Siendo más gráficos, es más determinante, en cuanto a victorias, la presencia de Arian Foster que la de Watt. Pero poco importa. ¿Quién no querría a Watt en su equipo?

Antes de lo que voy a decir ahora, vuelvo a insistir en que me parece totalmente justo que Watt haya sido nombrado como el mejor jugador de la liga. No solo eso, me encanta que haya ocurrido porque soy un gran defensor de las defensas (valga la redundancia) y del power game de carrera, y creo que no todo son quarterbacks en la liga. Pero por otro lado, me paro a pensar en cómo ha podido ocurrir esto, porque me ha sorprendido muchísimo, y lo primero que se me ocurre, es que en ataque hay muchos gallos para poco corral: Murray ha hecho una gran campaña, Rodgers MVP, Brady ha ganado su cuarto anillo, Gronk se ha salido …, los votos se pueden diversificar más. Pero en defensa, creo que la distancia entre Watt y el segundo, Richard Sherman en la posición 11, es enorme, lo que quizá haya hecho que los votos se hayan concentrado en Watt.

Photo CC by  Stephanie Bray
Photo CC by Stephanie Bray

Si yo fuera un jugador defensivo, creo que votaría a defensas. Llamadme casero, pero a mí me gustaría ver a uno de los míos siendo el mejor, y los votos de los defensas seguro que habrán ido mayoritariamente a Watt, porque es el mejor y lo merece, es el coloso que sale cada domingo a masacrar quarterbacks, líneas y running backs sin piedad. El que hace que los profesionales parezcan niños a su lado. El que jugando con un brazo hecho polvo fue capaz de llevarse el título de mejor defensa en su segunda temporada. El que motiva al vestuario. Al que sus compañeros miran cuando todo está perdido. El gigante al que miran aterrorizado sus rivales. El destructor del muro y portador de tempestades. The last before the storm.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *