Una estrella radiante

Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0
Photo CC by  LR CREATIVE  modified by Javier Lacruz
Photo CC by LR CREATIVE modified by Javier Lacruz

Hace no mucho publiqué una entrada en la que planteaba mis dudas ante el nivel de los Dallas Cowboys en la presente temporada. Si tenéis curiosidad podéis leer lo que escribí en el siguiente enlace . Para el que se lo quiera ahorrar, os lo resumo en que pensaba que los Cowboys pelearían por no ser el peor equipo de la liga. Me parecía que la defensa era un desastre y teniendo en cuenta que la temporada pasada fueron la peor de la liga y la peor de la historia de la franquicia, y que para esta temporada había perdido a sus dos puntales, uno por lesión y otro porque se ha marchado, no les auguraba mucho futuro.

Unos cuantos meses y seis jornadas de competición han pasado desde que escribiera aquella entrada, y la debacle que vaticiné no se ha producido. En lugar de eso, los Cowboys llegaban al partido de Seattle con un balance de 4-1, y dejando sensaciones fantásticas tanto en ataque como en defensa. Ya lo he ido comentando durante estas últimas semanas, pero mi motivo para el pesimismo se refería, fundamentalmente, a la defensa. Un ataque con la calidad que tienen los de Dallas, con Romo, Bryant, Murray o Witten, no puede ser infravalorado. Si a eso le añadimos una línea que se está convirtiendo en inexpugnable, llena de jugadores jóvenes con su Center de segundo año a la cabeza, nos encontramos con que hasta el ataque está superando expectativas.

En cuanto a la defensa, no solo se han sabido sobreponer a las ausencias de Lee y Ware, sino que han conseguido conjuntarse e integrar a los nuevos fichajes en un tiempo record. La línea defensiva está rindiendo a un gran nivel, las coberturas de la secundaria funcionan y el trabajo de los linebackers está siendo sobrio y correcto. Tras cinco jornadas de competición, los de Dallas se habían convertido en una de las sensaciones de la temporada.

Photo CC by  Zennie Abraham
Photo CC by Zennie Abraham

Pero en esta sexta jornada de competición, los de Dallas tenían la prueba de fuego ante el gran ogro de la conferencia: los Seahawks en Seattle. Sinceramente, no creo que mucha gente diese a los Cowboys como favoritos en este partido. Es más, no creo que la derrota hubiese restado valor a lo que están consiguiendo. Simplemente habría sido una derrota lógica. Pues bien, resulta que estos Cowboys no son los de los últimos años. Son un equipo con ambición y calidad y llegaban a Seattle con ganas de demostrar de lo que son capaces. ¡Y vaya si lo consiguieron!

El resultado final: 30-23 para los visitantes. Esta diferencia de 7 puntos, que puede parecer corta, dista mucho de lo que se pudo ver en el partido. Los Cowboys dominaron sin piedad durante los 60 minutos, tanto en ataque como en defensa. Algunos números generales para que nos demos cuenta de hasta dónde llegó el dominio: hasta este partido, los Seahawks solo habían encajado 61 yardas de carrera por partido, en este, los Cowboys llegaron hasta las 162. La defensa de los Cowboys dejó al ataque de Seattle en 206 yardas. Los de Dallas lograron 21 primer downs, por 9 de los locales. Y podría seguir un rato destacando estadísticas.

No hubo color en ningún momento. El único motivo por el que los Seahawks estuvieron en el partido hasta el final, y de hecho casi se lo llevan, fue por los equipos especiales. En la primera serie de ataque de los Cowboys, se llegó a fourth down y tuvieron que hacer un punt. Punt que fue bloqueado por los Seahawks y retornado para TD, lo que puso las diferencias en 10-0. Los de Dallas no se amedrentaron, y consiguieron darle la vuelta al marcador antes del descanso 17-10, gracias a los drives a los que nos están acostumbrando este año los tejanos: mezclando carrera y pase, avance lento, utilizando mucho tiempo de posesión y castigando a la defensa.

 Photo CC by  Football Schedule
Photo CC by Football Schedule

Romo demostró no tener miedo a The Legion of Boom, y lanzó pases sin preocuparse de quién sería el hombre de cobertura: Thomas, Chancellor o Sherman, que durante gran parte del partido estuvo emparejado con Dezz Bryant y disputaron un gran duelo durante la noche, que yo creo que cayó del lado del atacante. Al principio de la segunda parte, y con unos Seahawks que llevaban media hora sin conseguir un primer down, parecía que los Cowboys se habían recuperado definitivamente y que no bajarían la velocidad que habían puesto al partido. En ese momento ocurrió la segunda desgracia de la noche para los Cowboys, en una recepción de punt, a Dwayne Harris se le escapó el balón, y los Seahawks recuperaron en la red zone de Dallas. En el ataque siguiente anotaron un TD. Pese al chaparrón al que estaban siendo sometidos, los Seahawks lograban empatar el partido. En las siguientes jugadas hubo intercambio de field goals y el marcador se fue a 23-20 para Seattle ya en el último cuarto.

En el siguiente drive de los Cowboys, Romo y compañía demostraron la calidad que atesoran, y siguieron destrozando a Seattle en terceros downs, cosa que ocurrió durante toda la noche, y sobre todo en algunos terceros muy largos. Cosa a la que no nos tiene acostumbrados esta defensa. En este drive se produjo una de las jugadas claves de la noche, una recepción de 23 yardas de Terrance Williams para ganar primer down cuando su equipo estaba en 3rd & 20. El drive terminó en TD de Murray y los Cowboys se pusieron arriba 27-23.

En la siguiente posesión de los Seahawks, con un único tiempo muerto restante y unos 3 minutos para finalizar el partido, los Cowboys consiguieron frenarlos en cuatro jugadas consecutivas y recuperaron posesión dentro del campo de los Seahawks. No fueron capaces de avanzar mucho ni de arañar mucho tiempo, pero Bailey incrementó la ventaja de Dallas a 7 puntos, y los de Seattle recuperaron la posesión con 1:20 por jugarse. No obstante la defensa de Dallas volvió a brillar, y Rolando McClain interceptó a Russell Wilson para cerrar el partido.

A partir de ahora ¿qué?. Por el lado de los Cowboys, y como les gusta decir en USA, “sky is the limit” (el cielo es el límite). Un equipo bien trabajado en ambos lados del balón, que sabe a qué juega, en un estado anímico óptimo y con hambre, mucha hambre. Y por encima de todo, que da gusto verles jugar, son un espectáculo. Los duelos divisionales de la NFC East prometen ser apasionantes.

Por parte de Seattle, las cosas se les han complicado un poco. Tras 5 partidos disputados están con un balance de 3-2, a una victoria de los Cardinals y empatados con los San Francisco 49ers que juegan esta noche su sexto partido. Tampoco hay que dramatizar. Siguen siendo el rival a batir, lo que pasa es que les ha salido competencia de donde no la había. También hay que tener en cuenta que no se juega igual contra el campeón que contra cualquier otro equipo. El resto de rivales salen con un extra de motivación, es una de las penalizaciones que hay que pagar por ser el mejor equipo de la liga.

Veremos como sigue la temporada, pero a partir de ahora, los Cowboys son uno de los equipos a seguir. ¡Qué bien me lo pasé anoche!

3 thoughts on “Una estrella radiante”

  1. Gran artículo javi, estoy totalmente de acuerdo contigo, no me esperaba este nivel de los Cowboys, bueno, en ataque sí que me lo esperaba porque tienen pura dinamita, pero tenía muchas dudas en la defensa… hasta ayer. Fue un partidazo de los de Dallas, repartían bien las jugadas de pase como las de carrera, y lo más importante de todo, que todos los jugadores (los 11) participaron en jugadas cruciales para su equipo tanto Bryant, Beasley, Williams, Randle, Dunbar, Witten y Murray (al final).

    Me alegro mucho por los Boys porque llevan, por lo menos, un lustro recibiendo críticas de todo tipo, esperando mucho de ellos, y a lo mejor eso ha sido lo que este año ha faltado para que pudieran dar el paso definitivo, es decir, siempre se han creado muchas espectativas y en cambio este año no ha sido así. Y se les nota que juegan sin presión.

    Otra lectura que me ha llegado hoy es, sin despreciar la gran actuación de Texas, ¿puede ser que los Seahawks ya no son lo que eran? ¿Falta de hambre, compromiso, pérdidas de la secundaria? Ganaron contra los Broncos, pero se “dejaron” empatar para llegar a la OT… las dudas empiezan a aflorar en los campeones.

  2. Bufff, no se si diría que tienen falta de hambre o de compromiso, aún es pronto. Está claro que lo más difícil el año siguiente al que ganas la Super Bowl es mantener el nivel de intensidad. Le pasó a los Bears de los 80, que teniendo uno de los mejores equipos de la historia se acabaron quedando en un único título.
    Pero en alguno de los partidos que les he visto este año he visto muy bien a Wilson y al ataque, y a la defensa también más o menos como siempre. El que probablemente esté rindiendo por debajo de lo que se esperaba es Percy Harvin.
    Este año tienen la pega de que tienen un calendario complicadísimo, y el partido de esta jornada contra Dallas era, a priori, uno de los más sencillos de la temporada.
    Pero vamos, que calidad tienen para ganar todos los partidos de aquí a final de año y volver a levantar el Lombardi.
    Desde mi punto de vista, el que esta temporada les vaya bien o mal, depende exclusivamente del entrenador. De como les prepare mentalmente. Al año siguiente de que los Cowboys ganaran su primer anillo de la era Jones, Jimmy Johnson cuenta que tuvo que ponerse en formato cabrón con los jugadores para que bajaran los pies a la tierra y siguieran trabajando fuerte y con ambición, porque todo el mundo no paraba de decirles lo buenos y maravillosos que eran. Por lo que creo que va a depender mucho de la mentalidad que les inculque Carroll. Dicho lo cual, creo que es perfectamente capaz de tener enchufada a la plantilla.

  3. Grandes!
    Me esperaba un partido igualado que al final los de Seattle se lo llevarían como casi siempre pero es que los Cowboys estuvieron soberbios.
    Tras un arranque horrible contra San Francisco ya llevan 5 partidos seguidos ganando y lo del domingo fue un golpe tremendo en la mesa, creo que no hubo nadie en los Cowboys que lo hiciera mal: Romo, Witten, Bryant, Williams,Murray… pfff, luego la OL impecable y la DL axfisiante, lograron parar e Lynch, Russell, Kearse y el impredecible Harvin!!
    Vaya Catch de Terrance en ese tercer intento dejando las puntillas de los pies arrastrando el suelo, sensacional.
    Quién lo iba a decir al principio pero tanto en ataque como en defensa están a un gran nivel, veremos como siguen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *